"Estaríamos mucho peor si no tuviéramos la Unión Europea". Josep Borrell, alto representante de Política Exterior de la UE, intenta salvar la cara del proyecto europeo ante su hora más difícil por la pandemia del coronavirus

Noticias relacionadas

Para el también vicepresidente de la Comisión Europea, "estamos en un nueva fase de más coordinación y menos divergencias" en la respuesta económica a la emergencia sanitaria. "Esta será una semana clave", ha augurado en un desayuno informativo online organizado por el Foro Nueva Economía. 

Borrell ha valorado la nueva iniciativa del Gobierno de Sánchez, que pedirá a la UE un fondo de reconstrucción dotado de 1,5 billones de euros para rescatar a los sectores más afectados, una inversión que si financiaría con deuda comunitaria perpetua. 

"Hasta ahora todo lo que se ha hecho en Europa para ayudar a un estado en problemas era facilitar que se endeudara. La solidaridad se manifiestaba en que los estados pudieran endeudarse en buenas condiciones, pero esto ya no basta. Ahora es momento de a hacer programas de gasto", sostiene Borrell, que es partidario de "nuevas fórmulas" para canalizar la solidaridad de los estados miembros. 

"Escalada de nacionalismos"

El alto representante de la UE para la política exterior advierte que "nadie saldrá solo" de la crisis económica que se avecina y aunque ha admitido "respuestas pocas solidarias por parte de algunos países" defiende que "sólo desde la cooperación" se podrá poner en marcha la reconstrucción.

El exministro socialista también ha lanzado una advertencia ante la "escalada de nacionalismos en Europa" y avisa de que "las democracias están a prueba" ante un "terreno abonado para las soluciones autoritarias" cómo "respuesta fácil" para gestionar la crisis actual. 

"Levantar muros otra vez será una tentación y una respuesta equivocada", ha analizado en referencia velada a las palabras de Meritxell Budó, que ha asegurado que "no habría habido tantos muertos ni tantos infectados" con una Cataluña independiente. 

"El negacionismo de los populismos al consejo de los expertos les pasará factura. Estamos ante una batalla del relato para saber qué sistema es más eficaz para gestionar una situación así. Hay quien admira la estrategia de China pero yo creo que los países con mayor calidad democrática, las democracias más maduras, responden mejor y saldrán más fuertes", defiende.