La Policía Nacional arranca una semana crucial en su plan de prevención contra los suicidios dentro del Cuerpo. La Dirección se reunirá con los representantes sindicales para abordar las medidas más urgentes y así reducir la estadística de nueve casos al año.

Noticias relacionadas

El encuentro tendrá lugar este miércoles. Hace tiempo que se rompieron las barreras de hablar sin tapujos -pero con profesionalidad- sobre el suicidio dentro del Cuerpo. Y ahora se estudian medidas de mayor alcance y transversales para modificar las estructuras relacionadas con Prevención de Riesgos Laborales.

Para esta tarea se ha dispuesto una mesa de seguimiento que incorpora a los principales sindicatos del Cuerpo. Desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP), una de las primeras voces internas que planteó esta reivindicación, se aplaude el punto de inflexión que se ha abordado en la materia.

No obstante, consideran que hay una serie de puntos críticos que es necesario incorporar para mejorar la prevención. En los últimos 20 años se han registrado 170 casos de suicidios en la Policía Nacional. O lo que es lo mismo, casi nueve por año.

Y el objetivo, aseguran desde los sindicatos, es brindar todos los recursos posibles para que esa estadística se reduzca al máximo. Sin ir más lejos, el SUP propondrá un decálogo de medidas contra el suicidio en la Policía.

Las reivindicaciones

El primer punto pasa por impulsar la especialidad de medicina del trabajo en el servicio de prevención de riesgos laborales; o lo que es lo mismo, que todos los servicios médicos vinculados con el suicidio y la vigilancia de la salud los asuma el Cuerpo Nacional de Policía, y no empresas externas.

También plantearán que se alcancen las 42 Unidades Básicas Sanitarias para atender las necesidades de los 64.000 miembros que componen el Cuerpo. Y que se implante una metodología de evaluación de riesgos psicosociales para los agentes.

El sindicato pedirá que se realicen evaluaciones periódicas de riesgos psicosociales y no sólo -como denuncian que ocurre en la actualidad- tras los casos relacionados con el acoso laboral. Asimismo, solicitará que se informe a la Administración de forma regular sobre las estadísticas del suicidio, incluidas las tentativas.

También se pondrán propuestas encima de la mesa vinculadas con aquellos agentes que pasan a segunda actividad o afronten una incapacidad temporal, tales como revisar sus expedientes o incorporar tests psicológicos con mayor frecuencia. Y se planteará la creación de equipos de mediación ante conflictos laborales.

Por último, el SUP pedirá que se lleven a cabo actuaciones desde un Equipo de Intervención Psicosocial, siempre sujetas al control administrativo y judicial, dentro de su sistema de gestión.

Las propuestas se debatirán en la reunión que se celebrará este miércoles entre la Dirección y los sindicatos del Cuerpo. La intención de ambas partes es fortalecer el protocolo de prevención del suicidio, hacerlo más transversal y transparente, y que sean los expertos médicos y psicólogos los que dictaminen las decisiones más importantes. El tiempo dirá cuántas de estas reivindicaciones se incorporan al plan definitivo de la Policía Nacional.