Oriente Medio ha sufrido en los últimos días una preocupante escalada de tensión que amenaza con desestabilizar medio mundo. A la permanente presión terrorista hay que sumar el complicado equilibrio de poderes que se vive en la región, sacudido en estas jornadas por los enfrentamientos entre Estados Unidos e Irak. Y allí, en algunos de los escenarios más convulsos, están desplegados alrededor de 1.100 militares españoles en permanente contacto con el Ministerio de Defensa.

Noticias relacionadas

"Nuestros contingentes siempre están muy atentos y preparados", detallan fuentes del Departamento dirigido por Margarita Robles. Una atención reforzada tras los últimos acontecimientos que se están viviendo en la región: el asalto a la embajada de Estados Unidos en Bagdad, la respuesta norteamericana abatiendo con misiles al general iraní Qasem Soleimani y la amenaza de una "dura venganza" lanzada desde Teherán.

Movimientos que afectan a la estabilidad de toda la región. Y, sobre el mapa, se dibujan dos países prioritarios para el Ministerio de Defensa español, aquellos en los que están desplegados los militares.

Irak y Líbano

Por un lado, el escenario iraquí. Las Fuerzas Armadas españolas contribuyen a la construcción de las nuevas estructuras de seguridad y defensa tras las drásticas consecuencias de años de guerra contra Daesh y otras filiales terroristas. La misión pasa por la instrucción y asesoramiento a las tropas locales, así como el traslado de fuerzas y material a través de una fuerza aérea. El grueso del contingente permanece en Besmayah.

El segundo país con presencia militar española es el Líbano. Más de medio millar de efectivos, la mayoría de ellos en la base de Marjayoun, contribuyen al mantenimiento de la paz en la inestable frontera con Israel, en una misión desplegada bajo el paraguas de la ONU.

Un total de 1.100 efectivos que, según fuentes de Defensa, permanecen "tranquilos y con moral alta". La propia Margarita Robles ha contactado con estos destacamentos para valorar su situación y su estado de ánimo.

El futuro de la región

El Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS) desempeña una labor fundamental en este tipo de situaciones. El órgano, dependiente del Estado Mayor de la Defensa (EMAD), elabora informes sobre la seguridad en torno a los militares desplegados en el exterior, así como sobre otros intereses españoles.

El Ministerio de Defensa recibe constantes actualizaciones sobre el estado de los 1.100 militares desplegados en Irak y Líbano, en una región cuya estabilidad amenaza con estallar por los enfrentamientos entre Estados Unidos e Israel.