La inestabilidad que sufre Libia se ha traducido en crisis de seguridad para toda la Unión Europea. El conflicto que atraviesa el país es el caldo de cultivo perfecto para el florecimiento de las mafias, en especial aquellas dedicadas al tráfico de personas, de armas o de petróleo. Los países miembro son conocedores de ello. Por eso, desde hace tiempo, trabajan en el desarrollo de un plan compuesto por tres fases para pacificar la región.

Noticias relacionadas

El último estadio, en caso de ser activado, comprende el despliegue de una misión sobre el terreno. Y España, en su implicación con la UE y con un alto interés por la seguridad en el Mediterráneo, contempla las diferentes opciones de una misión sobre el terreno.

En caso de ser activada esta fase, la Unión Europea desarrollaría las necesidades de la misión y los países miembro ofrecerían sus capacidades en función de disponibilidad. Se trataría de una misión similar a las que las Fuerzas Armadas desempeñan en otras regiones: una operación de adiestramiento y asesoramiento a las tropas locales en su lucha contra los terroristas o fuerzas insurgentes. Así, nos encontramos con EUTM Mali, misión desplegada en el país africano por la Unión Europea en la que los militares españoles instruyen a los efectivos malienses.

Lecciones aprendidas de tiempos recientes han contribuido al desarrollo de este tipo de operaciones. El objetivo es que sean las propias tropas locales las que lleven a cabo las acciones militares. De este modo, se evita que la población vea con malos ojos una intervención internacional. Y que los cimientos de la estabilidad sean más prósperos.

Ese es el propósito de la Unión Europea sobre Libia, aunque para llegar a ese punto se ha tenido que recorrer un largo camino. El proyecto de la UE se basa en tres fases: el apoyo a las autoridades libias en frenar el tráfico de seres humanos desde sus costas, el adiestramiento de militares libios en países propios la Unión, y el despliegue de una misión sobre el terreno para formar a las tropas locales.

Las dos primeras fases ya se han cumplido. La operación Sophia ha contribuido durante casi cinco años en la lucha contra los traficantes. Primero, con medios navales y aéreos sobre el Mediterráneo; y desde marzo de 2019 y ante la falta de acuerdo de los países miembro, sólo con los aviones. El Gobierno español, no obstante, instará a la UE a recuperar el despliegue naval.

España tuvo un papel destacado en el cumplimiento de la segunda fase del proyecto. Las instalaciones militares de Cartagena acogieron a una treintena de efectivos libios a los que se instruyó en materia de seguridad marítima, como ya contó EL ESPAÑOL.

Fuentes militares detallan que la Unión Europea tiene sobre la mesa el desarrollo de la tercera fase. O lo que es lo mismo, la implementación de una misión militar sobre el terreno en Libia. Un contingente que formará a los efectivos libios con el objetivo de recuperar un cierto ámbito de seguridad en el país.

España está atenta al desarrollo de estas fases: el Mediterráneo es una zona de interés prioritario para nuestro país. Teniendo en cuenta la participación española en los primeros estadios del proyecto, es más que previsible su implicación en un ámbito que ya domina -instrucción y asesoramiento-, esta vez aplicado al escenario libio.