Los disturbios que durante una semana asolaron la ciudad de Barcelona y Cataluña poco tenían de improvisados. Los violentos utilizaban técnicas de guerrilla urbana, con la intención de provocar el mayor daño posible. Entre ellas, disparaban bolas de acero contra los depósitos de gasolina de los furgones policiales para después intentar prenderles fuego.

Noticias relacionadas

Así lo denuncian desde el sindicato mayoritario de los Mossos d'Esquadra SAP-Fepol. En una entrevista en RNE, su portavoz Inma Viudes ha aseverado que los violentos "estaban perfectamente organizados" en las algaradas que tuvieron lugar durante toda una semana en Cataluña, con la noche del viernes como punto álgido.

"Utilizaban técnicas de guerrilla urbana, como por ejemplo intentar disparar con bolas de acero al depósito de gasolina de un furgón policial para intentar incendiarlo", ha descrito la portavoz del sindicato. ¿El objetivo de los violentos? "Atacar" a los mossos d'Esquadra "al salir" de los vehículos y "provocarles emboscadas".

Alrededor de 300 agentes, entre Mossos d'Esquadra y Policía Nacional, resultaron heridos en los disturbios de Cataluña. La mayor parte de las intervenciones las desempeñaron los miembros de la Brigada Móviles (BRIMO) del cuerpo autonómico y la Unidad de Intervención Policial; ambos conocidos popularmente como antidisturbios.

Desde el Govern de la Generalitat ya se ha anunciado una investigación interna para estudiar las intervenciones de los agentes en los disturbios y en las protestas tras la sentencia del procés. Como adelantó EL ESPAÑOL, el presidente de la Comunidad Autónoma Quim Torra ya instó al conseller de Interior, Miquel Buch, a que identificase a aquellos mossos d'Esquadra que cargaron contra los manifestantes.

Sindicatos de la policía autonómica han expresado su malestar por la "presión" que sufren desde la Generalitat y piden un mayor amparo institucional tras una semana de complicaciones por los disturbios de Cataluña.