Según informa esta asociación en un comunicado, durante la concentración del 20 de septiembre, convocada por los Comités de Defensa de la República (CDR) frente al cuartel de la Travesera de Gracia de Barcelona con motivo del segundo aniversario de los registros en consellerías, se profirieron "insultos, amenazas a intimidaciones contra los agentes y sus familias", unas prácticas que según esta organización puede ser constitutiva de un "delito de odio", de acuerdo con el artículo 510 del Código Penal.

Por ello, solicita al Fiscal Superior de Cataluña, Francisco Bañeres Santos, que proceda a abrir las diligencias correspondientes para esclarecer los hechos y las investigaciones oportunas.

La Unión de Guardias Civiles entiende que pudo haber en esta movilización un "fomento del odio, la humillación o el menosprecio".


Además, considera que la aprobación en el Parlament la pasada semana de una propuesta de resolución que pide la retirada de la Guardia Civil de Cataluña "no hace sino legitimar los escraches y demás maniobras de coacción" contra la Guardia Civil.

Denuncia, asimismo, que tras las detenciones de los miembros de los CDR acusados de terrorismo, que ingresaron en prisión, se han incrementado las protestas frente los cuarteles de la Guardia Civil, sobre todo en Girona.