Los autos de prisión de los siete miembros de los CDR detenidos sospechosos de terrorismo ofrecen detalles sobre su grado de implicación, y revelan que habrían tratado de establecer una vía de comunicación "segura" entre el expresident de la Generalitat fugado, Carles Puigdemont, y el actual president Quim Torra. 

Noticias relacionadas

Según recoge la Cadena Ser y ha podido confirmar EL ESPAÑOL de fuentes de la investigación, en los autos, el juez Manuel García Castellón desvela que la persona con la que se reunieron los sospechosos el 15 de septiembre de 2018 y que podía tener un "componente peligroso" fue la hermana del expresidente Puigdemont

Según estos papeles, se trató de una reunión "secreta" con la intención "de entregar documentación sensible y establecer comunicaciones seguras" entre el propio expresident y Torra.

El juez detalla que en la reunión con la hermana de Puigdemont adoptaron "unas grandes medidas de seguridad" y que constan comunicaciones intervenidas a los sospechosos encarcelados Ferrán Jolis y Xavier Buigas, en las que se detallan cómo aquel día "organizaron, planificaron y ejecutaron" el encuentro, al que asistieron cinco de los sospechosos.

En otros autos, el juez detalla cómo los sospechosos habían elaborado distintos tipos de explosivos que pretendían utilizar contra "infraestructuras críticas" e incluso enviar bombas caseras por correo a diversos cuarteles de la Guardia Civil. 

Otro de los planes era ocupar durante cinco días el Parlament. El detenido Ferrán Jolis era una "pieza clave" ya que iba a encargarse de establecer las "comunicaciones seguras e indetectables" desde el interior del parlamento, cuya instalación se realizaría en "establecimientos y restaurantes cercanos mediante la usurpación de puntos wifi". En este contexto, según el auto, Jolis manifestó por teléfono que "me estoy jugando el culo, porque si me pillan me van a meter terrorismo y banda organizada".

Torra no aclara su relación con los CDR

Por su parte, Torra hace oídos sordos ante las acusaciones sobre su relación con los CDR y se ha limitado a insistir en que el independentismo no es violento. "No podemos condenar lo que no existe", han sido las palabras del president este domingo en referencia a las detenciones practicadas por la Guardia Civil contra los miembros de un subgrupo de los CDR conocidos como equipo de respuesta táctica (ERT).

Quim Torra, presidente de la Generalitat, habla sobre el caso de los CDR detenidos por terrorismo. JxCat

"El movimiento independentista siempre ha sido pacífico", ha insistido justo antes de asegurar que la violencia siempre ha sido condenada, por parte de éste, "cuando se ha producido", y de que la única que ha habido en Cataluña fue la de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado el 1-O.

Con estas declaraciones, Torra deja clara su opinión sobre la denominada 'Operación Judas' contra los siete CDR que esperarán a juicio en prisión preventiva. Para él, las pruebas recogidas por el Instituto Armado no indican que los acusados estuvieran preparando acciones violentas y todo se trata de una estrategia por parte del Gobierno.

Cs propone una moción de censura a Torra

Este domingo, la líder de Cs en Cataluña, Lorena Roldán, ha anunciado que su grupo del Parlament planteará este lunes a la Ejecutiva de Cs debatir y votar sobre la presentación de una moción de censura al presidente de la Generalitat por los hechos de esta semana desde la detención de los CDR.

"Es la primera vez que se detiene a personas con explosivos, con Goma-2, con objetivos para atentar contra Cataluña. Y el señor Torra, como presidente de la Generalitat, los aplaude y los defiende", ha declarado a los periodistas ante los Juzgados de Sabadell, sobre los motivos por los que su grupo parlamentario plantea esta iniciativa.

Preguntada por los apoyos con los que puede contar una moción de censura, ha respondido que hay que ir "paso por paso" y que el primero es el debate en la Ejecutiva nacional del partido de este lunes en Madrid.