Simpatizantes de la izquierda abertzale recibieron este pasado martes por la noche en las calles de Vitoria a Aitor Zelaia, que fue puesto en libertad a la espera de que se celebre el juicio contra él por su presunta relación con un zulo encontrado en Durana (Álava), que contenía material pirotécnico para la fabricación de explosivos caseros.

Noticias relacionadas

Zelaia salió de la prisión de Daroca, en Zaragoza, tras pasar seis meses en preventiva y una vez pagada una fianza de 6.000 euros, según ha informado la Asociación de familiares de presos y allegados de ETA, Etxerat.

Zelaia, de 25 años, fue detenido por la Ertzaintza el pasado mes de febrero junto a Galder Barbado, de 26 años. Ambos serán juzgados ante la Audiencia Nacional y la Fiscalía les vincula con un bidón encontrado en Durana que contenía material pirotécnico para la fabricación de explosivos caseros.

Tras su excarcelación, Zelaia fue recibido en la capital alavesa por simpatizantes de la izquierda abertzale, que portaban ikurriñas. A través de las redes sociales, Etxerat y Ernai (las juventudes de Sortu) le han dado también la bienvenida. 

"Pasividad" de PNV y PSE

El PP de Vitoria ha denunciado la "pasividad" del Gobierno municipal de la capital alavesa (PNV-PSE) ante el recibimiento a Zelaia. La portavoz municipal del PP, Leticia Comerón, ha afirmado, a través de un comunicado, que estos recibimientos son actos "vergonzosos e infames".

Tras recordar los recibimientos celebrados el pasado fin de semana en Guipúzcoa a dos exreclusos de ETA, Comerón ha manifestado que éste es "un nuevo intento de querer ocupar el espacio público, un nuevo insulto a los demócratas y una nueva humillación a las víctimas del terrorismo".

Además, ha criticado la "pasividad" del Gobierno municipal del PNV y el PSE-EE frente a este acto, al considerar que "no han hecho nada para evitarlo", por lo que ha anunciado que su grupo presentará en septiembre una iniciativa en el Ayuntamiento de Vitoria para "impedir" la celebración de este tipo de actos.