Sacaron 500.000 euros a partir de su estafa, perfectamente planificada. Lo que en principio se convirtió en un grito de auxilio por televisión para conseguir un andador y el pago de unas terapias para Jorge, con graves secuelas tras un accidente de moto, al final se convirtió en un laberinto de mentiras para seguir obteniendo dinero de sus víctimas. Al menos, esa es la conclusión a la que ha llegado la Policía Nacional, que ha detenido a Loli, la mujer que pidió ayuda en TVE y en horario de máxima audiencia, y a la hija del matrimonio.

Noticias relacionadas

Ocurrió en 2014. Las imágenes desbordaban emoción. “Ahora vamos a ayudar a un hombre que es un héroe”, anunciaron en el programa Entre todos, de Televisión Española; un espacio cuyo leitmotiv era ayudar entre los espectadores a personas que habían sufrido desgracias que no eran capaces de afrontar por sí solas. Así conocimos a Jorge y a Lola.

En el programa se contó que Jorge superaba la treintena cuando cambió un caballo por una moto en el municipio onubense de Hinojo. En esas que estaba probando el vehículo, se precipitó contra un pinar y sufrió un grave traumatismo craneoencefálico. Le daban por “vegetal” -explicaban en el programa-, pero él se sobrepuso y empezó su vida casi de cero, aprendiendo a caminar y a valerse para las acciones más simples.

Loli contaba que había dejado todo trabajo para cuidar de su marido. Que cobraban mil euros por una pensión y 350 procedentes de la ley de dependencia. Un total de 1.350 euros. Pero que la terapia de Jorge costaba 950 euros mensuales. Cuentas que apenas encajaban en el sostenimiento de su familia, con tres hijos. Y menos aún con la compra de un andador, que necesitaban con urgencia y que no podían afrontar.

La historia conmovió a los espectadores. 

La trama de infortunios

“Tras recibir las donaciones de varios espectadores, las arrestadas [Loli y su hija] elaboraron un plan con la intención de seguir obteniendo nuevos ingresos de esas mismas personas. Para ello, inventaron una serie de historias dramáticas con las que generaban un sentimiento de pena en sus víctimas”, detallan desde la Policía Nacional.

Los infortunios eran cada vez mayores. Hablaban de una violación, de la muerte del supuesto recién nacido fruto de los abusos sexuales. También lloraban las muertes de otros miembros de la familia y su desgracia para no poder afrontar los gastos de los funerales y entierros.

Entre sus mentiras -siempre en base a las pesquisas de la Policía Nacional- también había una serie de negligencias médicas por las que se habían metido en varios líos judiciales: pedían ayuda económica y aseguraban que lo devolverían con intereses.

Arrancan la investigación

La investigación arrancó este mismo año, cinco años después de su aparición televisiva. Una mujer denunció que había donado varias cantidades de dinero a Loli y que creía que había sido víctima de una estafa.

La Policía sostiene que las circunstancias que llevaron a Loli y a Jorge a la televisión eran ciertas: su accidente de moto, sus estrecheces económicas y penurias. Pero que a partir de ahí habrían trazado un plan para seguir obteniendo dinero, basado en la citada red de historias truculentas.

En total, alrededor de 500.000 euros; 375.000 euros procedentes de una sola persona. Han sido detenidas la propia Loli y su hija, y puestas a disposición judicial. También han sido investigadas tres personas por colaboración.