Tánger

Félix Ramos, el presunto estafador marbellí denunciado en Marruecos y en España por vender títulos y distinciones en nombre de varias instituciones, fue detenido este martes al mediodía en Tánger (14:10 hora local) por “abuso de menores y trata de personas”. La detención se realizó en presencia de su madre a la puerta de la comisaría de la ciudad, donde había comparecido para declarar por dos querellas de falsificación y estafa.

Noticias relacionadas

Ramos entró en Marruecos en la tarde del lunes. Ya en la frontera del puerto fue arrestado y conducido a la comisaría de Tánger para tomarle declaración por la presunta estafa y falsificación. Al final del día quedó en libertad con cargos y un requerimiento para presentarse ante el fiscal general al día siguiente. 

Pero coincidiendo con su entrada en el país, M.B., un joven de 19 años, natural de Tánger, presentó una denuncia contra Ramos “por abusar de mí, por violarme y engañarme”. Los hechos que denuncia ocurrieron años atrás, cuando era menor de edad.

El joven compareció ante el Tribunal de Segunda Instancia de Tánger acompañado de Taib Bouchiba, coordinador regional de la organización de protección de menores No toques a mi niño. El fiscal dio órdenes inmediatas a la Policía Judicial para abrir una investigación e interrogar al denunciado.

Según el testimonio del joven al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, la víctima conoció a Félix Ramos con 14 años. Se presentó como “dueño de la televisión de Marbella” y le propuso viajar con él como “cámara”. También le dijo, según su testimonio, que le iba a dar trabajo en la televisión "y que me iba a regalar una casa en España”. 

"Un futuro en España"

Un año más tarde, le invitó a su habitación de un hotel de cinco estrellas de Tánger. La víctima manifiesta: “Ese día me violó; y pasé tanto dolor, que nunca lo voy a olvidar”. Y señala que, a pesar del daño, sólo pensaba: “Voy a tener un futuro en España”. 

Estas escenas se repitieron “cada vez que Ramos venía de España”. Le llevaba “de fiesta, y después tenía que acostarme con él”. Siempre según su testimonio, llegó a invitar a otro amigo suyo marroquí, que ahora vive en España, S.L., también de 15 años, para “hacer un trío”

En la denuncia aparece también el nombre de Manuela Vilches, “una galerista que dice tener muchas propiedades”. El chico relata: “Félix me llevaba a la casa de Manuela escondido, y me quedaba a dormir allí con él en un dormitorio que es como una jaima”. Y precisa cómo “más adelante le daba la llave de un piso de arriba para que Félix y yo pudiéramos estar solitos, porque todo el edificio es de ella”. Hay que tener en cuenta que en Marruecos están penadas las relaciones prematrimoniales y entre personas del mismo sexo.  

En realidad, los apartamentos que Manuela Vilches presuntamente cedía como suyos pertenecen a ciudadanos españoles que le dejan las llaves cuando se ausentan de Tánger. Tal y como ha podido comprobar EL ESPAÑOL, Vilches ha empezado a  desmontar su casa en Tánger después de 12 años acogiendo a famosos españoles en sus fiestas privadas por las que en ocasiones ha llegado a cobrar a los invitados hasta 300 euros.

Durante dos años, cuando no estaba Manuela Vilches, Félix llevaba al menor a dormir a hoteles de lujo con los que tiene convenios de publicidad para grabar sus reportajes. Eso ocurría además cuando no venía acompañado de Manuel Víctor, a quien Ramos apoda Manolito, porque según el denunciante “realmente es su amante y no su sobrino”. Además, aclara que con éste no mantuvo ninguna relación sexual. 

Denuncia también a ‘Falete’

M.B. también asegura que mantuvo relaciones “no consentidas” con el cantante de flamenco y copla Rafael Ojeda, conocido como Falete. En 2016, el artista acompañó a Félix Ramos a Tánger para grabar un programa. “Me pidió que me portase muy bien con él, que era un cantante y que iba también a ayudarme y a darme dinero”, según la denuncia.

“También me ha violado. Y me ha dado 2.000 dírhams (185 euros) después de abusar de mí varios días”, acusa. Lo cierto es que de los mensajes que se intercambian cabe deducir que han mantenido una relación en Marruecos.

Posteriormente, desde España, el artista sevillano le solicitaba por WhatsApp al menor vídeos a cambio de 60 euros que supuestamente le iba a enviar por correo postal. “Hazte un vídeo bueno, enseñándome bien la poya [sic] y el culo” o “mándame un vídeo bueno del culo”, son algunas de las peticiones. Este medio se puso en contacto telefónico con Falete sin recibir respuesta.

Fez, Marrakech, Chauen y Tánger son algunas de las ciudades marroquíes que frecuentó Ramos acompañado del menor, al que también hacía trabajar para los vídeos que rodaba con el argumento de formarlo, y por los que de vez en cuando le daba unos euros. A los 17 años le ayudó a sacarse el pasaporte y le abrió una cuenta bancaria con la promesa de que le ayudaría a entrar en España. 

Agresión y robo del móvil

En cuanto EL ESPAÑOL publicó las andanzas de Félix Ramos en Marruecos, el denunciado se puso en contacto con el joven para pedirle que se apartara de la prensa: “Aléjate de los periodistas. Ellos se forran y tu vas a la cloaca”, le escribió.

En los mensajes de WhatsApp a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, le alienta a que deje Tánger; incluso le llega a enviar 20 euros (gastos incluidos) por Western Union a fin de que no hable con los periodistas que realizan la investigación. “No es mucho, pero para que tengas aunque sea para moverte. Ahora mismo yo no puedo nada más, estoy hasta arriba de deudas con abogados”, se justifica.

Además, le informa de que ha puesto una querella a los periodistas, y le adelanta que “cuando gane, vas a ver qué vacaciones nos vamos a dar todos. Les he pedido 75.000 euros de indemnización”. 

Se da la circunstancia de que el joven denunciante, que ya está bajo protección policial, fue agredido por dos personas que le robaron su móvil -antiguo y sin valor- la misma mañana en que presentó la denuncia. Félix Ramos tiene una orden judicial de no abandonar Marruecos.