El Grupo Táctico Zamora ha iniciado un despliegue en Segou, en Mali, para extender su misión de asesoramiento y adiestramiento en esta peligrosa región del país. Se trata de un equipo móvil que no requiere grandes recursos para instalarse en la zona. El grueso del contingente español permanecerá en la base de Koulikoro -recientemente atacada por yihadistas-, mientras un pequeño grupo seguirá en la capital, Bamako.

El Estado Mayor de la Defensa (EMAD) ha informado de este nuevo despliegue en Segou a través de su cuenta de Twitter. Se trata de un equipo móvil combinado de entrenadores y asesores que extenderá hasta esta región la misión de EUTM Mali; un operativo bajo bandera de la Unión Europea que tiene por objetivo dotar a las tropas y a las estructuras locales de los conocimientos de Defensa necesarios en su lucha contra la inestabilidad y el terrorismo.

Los equipos móviles se caracterizan por su adaptabilidad y por no requerir grandes medios para poner en marcha su despliegue. Se trata de un número reducido de efectivos que adiestrarán a las tropas de esta región, en lugar de que éstas se trasladen hasta la base de Koulikoro para recibir formación.

Con este despliegue, el Ejército logra, además, otro fin: que sean soldados procedentes de Segou -y no de otras zonas del país- los que protejan esta región maliense. La empatía con la población local y el conocimiento de las costumbres son puntos clave en este tipo de operaciones.

Una región peligrosa

La ciudad de Segou, que da nombre a toda una región militar, se ubica a 235 kilómetros al noreste de la capital, Bamako. Sobre el mapa, Mali es un país que fácilmente se puede dividir en dos regiones: el sur, donde está la capital y la mayoría de las estructuras de poder, y el norte, donde hay una mayor inestabilidad e imperan las luchas de los tuareg y los movimientos de los yihadistas, entre otros.

Sagou está mucho más cerca de la región norte, más inestable. El pasado mes de agosto, cuatro militares malienses murieron en una emboscada yihadista, en la que también resultaron muertos ocho terroristas.

La mayoría del contingente español, no obstante, permanecerá en la base de Koulikoro. El emplazamiento fue recientemente atacado por los yihadistas mediante coches bomba y fusilería, si bien la acción del contingente español frustró el atentado. El personal español ya ha iniciado las obras de refuerzo de la base.