Parte de la comunidad judía se siente "avergonzada" por el último tuit de Elsa Artadi. La consejera de Presidencia y portavoz del Gobierno de Cataluña recordó en las redes sociales unas palabras de Ana Frank para criticar la resolución de la Junta Electoral Central que ordena la retirada de lazos amarillos y banderas esteladas de los edificios públicos.

Noticias relacionadas

"'No se nos permite tener nuestra opinión. La gente quiere que tengamos la boca cerrada, pero eso no te impide tener tu propia opinión. Todo el mundo debe poder decir lo que piensa'. Una frase de Ana Frank muy apropiada para el día de hoy, que hace 69 años de su muerte en Bergen-Belsen", tuiteó Artadi.

Las reacciones no tardaron en llegar de distintos ámbitos, pero lo más significativo es que parte del colectivo judío en España se sintió ofendido con la comparación.  Es el caso de Assaf Moran, el embajador adjunto de Israel en España. "Nada, pero nada puede compararse con el holocausto para promover una causa política. ¡Esta comparación es una vergüenza!", respondió Moran a través de un tuit.

La asociación Judíos de Cataluña, una entidad independiente a los representantes oficiales de las comunidades hebreas en Cataluña, también ha arremetido contra Artadi vía Twitter: "Y cuando parece que la bajeza moral llega a su límite, llega la Artadi para demostrar de forma nauseabunda que aún se puede caer más bajo".

Pero las discrepancias de este colectivo judío con los independentistas catalanes viene de largo y, en su manifiesto, Judíos de Cataluña ya declara que "el secesionismo tiene en sus filas a grupos que unen esa falta de moderación y respeto a ideologías claramente antisemitas, encubiertas de posturas antiisraelíes". En ese escrito, los representantes aseguran que los miembros del colectivo judío están unidos por "nuestro cariño por Cataluña y España" y "nuestra lealtad al Reino de España y su Monarquía Constitucional".

La agrupación se declara "la voz real de los judíos" que viven en Cataluña, "que son, simultáneamente y sin conflicto, buenos catalanes y leales españoles" y comparten abiertamente su postura ideológica y su rechazo "al desprecio y al hostigamiento" de los secesionistas catalanes: "Cataluña forma legalmente parte integral de España y sus ciudadanos gozan de plenos derechos y deberes" y "como judíos, nos duele y preocupa ver en esta tierra conductas antidemocráticas que, no sólo atentan contra el Estado de Derecho y vulneran la Constitución, sino que además, desprecian y hostigan al discrepante, con un ademán excluyente" son algunas de las consignas que publican desde Judíos de Cataluña.

Políticos de varias formaciones como Manuel Valls y Carles Castillo también han criticado las palabras de Artadi. El candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Barcelona ha tildado la actuación de "vergüenza y falta de cultura histórica" y ha añadido que "España es una democracia, ¿cómo se puede comparar con el holocausto? ¡Basta de tantas tonterías!". Castillo, diputado del PSC en el Parlament, ha considerado de "indecente" la comparación.