La guerra del Taxi no tiene fin. Tras el desalojo de los taxistas que bloqueaban La Castellana, estos se han dirigido a Génova 13, sede del Partido Popular, a seguir manifestándose en su lucha contra las VTCs. Una pelea que no entiende de medias tintas y en la que el último damnificado ha sido el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, al que Tito Álvarez, el conocido como Mesías del Taxi, ha puesto en la diana con estas declaraciones: "Cómo puede ser que un ministro de izquierdas y gay mande a la Policía a reprimir a los taxistas".

Noticias relacionadas

Si el domingo por la tarde miles de taxis comenzaron a concentrarse en un tramo concreto del madrileño Paseo de la Castellana, a última hora, Ángel Garrido, presidente de la Comunidad de Madrid hizo un llamamiento público a la Delegación de Gobierno para que impidiese "el secuestro" de la ciudad. Un llamamiento que ha encontrado respuesta.

A primera hora de la mañana del lunes, los antidisturbios de la Policía Nacional y varias grúas comenzaron el desalojo de los taxistas del tramo comprendido entre la Plaza de Gregorio Marañón y la Plaza de Colón. Apenas ha habido cargas ni golpes por parte de los agentes, pero ésta ha sido la primer intervención policial contra las movilizaciones de un sector que la pasada semana paralizó Barcelona y cuyo conflicto podría enquistarse en la capital por la resistencia del propio Garrido y de la alcaldesa Manuela Carmen en las negociaciones.

Tan diferentes es la situación en Madrid a la de la Ciudad Condal, que el portavoz de Élite Taxi y líder del movimiento en Barcelona se ha desplazado a la capital con la intención de ejercer la misma influencia. De hecho, Tito Álvarez, al que muchos ya conocen como Mesías del Taxi, ha sido la voz más crítica con la intervención de las fuerzas policiales, pero ha elegido cargar lo más alto posible.

"La Policía nos ha dicho que estas órdenes vienen de Interior. Aquí la gente comenta que cómo puede ser que un ministro de izquierdas y, según ha declarado él, que es gay, que mande aquí a la Policía a reprimir al pueblo".

El entrecomillado procede de un audio distribuido por WhatsApp por los propios taxistas y el objetivo de las críticas no es otro que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, responsable último de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Los taxistas cumplen ya siete días de protestas en la capital y no parece que el conflicto vaya a mejorar rápidamente, pues las posiciones en la mesa de diálogo se encuentran muy distantes. De hecho, la propuesta de Comunidad y Ayuntamiento de regular la contratación de las VTCs por la distancia a la que debe encontrarse el vehículo y no por el tiempo previa a la contratación como se hizo en Barcelona ha sido rechazada de plano por los taxistas.