La resolución es insólita. No por el grupo proponente, el PP, o por el apoyo de Ciudadanos, sino por el respaldo del PSOE, que ha garantizado su aprobación y que pase a ser la posición de la Asamblea de Extremadura. Este jueves, el Parlamento regional ha aprobado una iniciativa donde se respalda la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir Cataluña y la toma de control de TV3. Además, se reclama al Gobierno de Pedro Sánchez el fin del diálogo bilateral con Cataluña.

Noticias relacionadas

El texto, aprobado con los votos de PSOE, PP y Ciudadanos y el rechazo de Podemos, incluye "exigir al Gobierno de España el abandono de la bilateralidad con Cataluña, que sitúa al resto de regiones en una posición de subordinación en asuntos que deben ser abordados de forma común, poniendo en riesgo el principio de solidaridad y de cohesión territorial que consagra nuestra Constitución, especialmente en lo que a financiación autonómica se refiere". 

Además, "traslada al Gobierno de España el apoyo del pueblo extremeño, a través de sus representantes, a la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española de manera firme, con la amplitud y duración que se requiera, para frenar el desafío independentista catalán, recuperar la unidad entre los españoles que viven en Cataluña, el respeto a la nación española y la historia que compartimos. Esto significa, entre otras acciones, el control de la televisión pública catalana por parte de representantes del Estado", se puede leer en el texto. 

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, trató de poner en contexto a través de Twitter la resolución aprobada por la Asamblea de Extremadura. "Se votaba algo sin matices, como es hoy la política en España, y la política territorial está llena de ellos", según él. 

Es decir, que donde "el pueblo extremeño" apoya la aplicación del 155 "de manera firme, con la amplitud y duración que se requiera" que votó el PSOE, Vara introduce el matiz de que ese apoyo es a futuro porque ahora no se dan las circunstancias. 

Fuentes del PSOE extremeño advierten duramente contra la estrategia del PP, que trata de trasladar "una imagen de que no defendemos a España, algo que es falso", explican. "Y no queremos que el PP vaya por los pueblos diciendo que no defendemos a España", aseguran para justificar el apoyo al texto. 

Varias opciones

El PSOE extremeño valoró otras opciones pero al final consideró que apoyar la moción tenía menos coste que rechazarla. No en vano, aunque sus puntos más polémicos se refieren al 155 o el diálogo de Sánchez con el independentismo, se había bautizado como iniciativa para "reivindicar, junto a los grupos parlamentarios de la Asamblea de Extremadura, el proceso de la "Transición Española".

En el PSOE es un clamor el impacto negativo que la política de cercanía de Sánchez a la Generalitat, en manos de partidos independentistas, tiene sobre sus expectativas electorales. En ese sentido, los socialistas extremeños temen que en las próximas elecciones pueda pasar factura y ese es otro de los motivos del voto de este jueves. Aunque cree que la situación es distinta a Andalucía ("allí había Cataluña y siete cosas más"), no las tienen todas consigo. 

Según dijo Valentín García, portavoz socialista en la Asamblea, "la derecha quiere estar en el mensaje de la mentira para ganar las próximas elecciones". "Son unos patriotas de pacotilla y unos constitucionalistas de pacotilla", espetó García al PP, advirtiendo de que apoyará el 155 cuando haya motivos para ello.