La Policía Nacional, en colaboración con Instituciones Penitenciarias, investiga a un peligroso líder mafioso de origen calabrés encarcelado en la cárcel de Teixeiro (Galicia) por urdir un complot para asesinar a un funcionario del centro. El criminal habría participado de sus planes a otros reos, que habrían manifestado su disposición de sumarse a las intenciones criminales.

Noticias relacionadas

Fuentes penitenciarias señalan a EL ESPAÑOL las pesquisas, que giran en torno a G.B., un mafioso de origen calabrés de 43 años que fue detenido en 2015 en la localidad gerundense de Lloret de Mar. El criminal es un conocido narcotraficante, implicado con varios delitos relacionados con la salud pública. Antes de ser capturado, fue protagonista de algunos episodios violentos, como tiroteos en espacios públicos.

La actividad del narcotraficante G.B. se enmarca, concretamente, dentro de la mafia Ndragheta, una de las más activas entre las que operan al sur de Europa. Se le considera un peligroso criminal y él sería el cerebro del complot para asesinar al funcionario de la cárcel de Teixeiro.

Los funcionarios de prisiones, a través de diversos sindicatos y organizaciones, se han manifestado precisamente este martes en Madrid para exigir, entre otras medidas, una mayor seguridad en el desempeño de sus funciones. 

Es frecuente que los funcionarios se encuentren con situaciones de alto riesgo dentro de los centros penitenciarios. No son extrañas las imágenes de las armas blancas fabricadas por los propios y que son intervenidas en los diferentes registros de sus celdas.

La Policía Nacional e Instituciones Penitenciarias investigan el alcance de este complot encabezado por el mafioso calabrés. Su condena por narcotráfico podría verse agravada por el intento de asesinato del funcionario de la cárcel de Teixeiro.