Madrid Central ya está activado. La medida creada por el Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, con la que quiere reducir la contaminación de la almendra central de la capital española, ha comenzado su periodo de prueba esta madrugada, y aún no se impondrán multas. Los turistas y los usuarios de transporte público creen que las restricciones al tráfico son beneficiosas para el medioambiente, pero gremios como el de los repartidores y mensajeros consideran que "es una vergüenza" lo que el Consistorio está haciendo con ellos.

Noticias relacionadas

Es el caso de David, transportista de United Parcel Service (UPS), que considera que Manuela Carmena "está poniendo Madrid muy bonito, menos para la gente que trabaja en el centro". Cree que la medida es inútil para la ciudad porque "los coches que no circulen por ahí lo harán en otros sitios y, por tanto, la contaminación se trasladará".

David confiesa estar "amargado" porque acumula "más de 16.000 euros en multas" por aparcar en doble fila o en las esquinas a la hora de entregar un pedido. Algo que "no tendría que hacer" si hubiese "más lugares de carga y descarga", pero, "al ser autónomo, si no hago mi trabajo la empresa me penaliza como incumplimiento de contrato".

Algo similar le ocurre a José, proveedor de refrescos y otras bebidas. Piensa que la medida tomada por Ahora Madrid es "buena para mejorar la calidad del aire", pero echa en falta "más flexibilidad para la gente que vivimos de esto". Principalmente, porque mientras "nosotros debemos ceñirnos a distribuir los productos antes de las 13:00 horas, el Ayuntamiento no puede obligar a los comerciantes a abrir más temprano o más tarde".

Por el contrario, para comerciantes como Javier, propietario de una floristería en la Plaza de Colón, la medida adoptada por el Gobierno de Manuela Carmena le "va a afectar para bien". La mayoría de sus clientes son los del barrio, pero cuenta con "vehículos de reparto para distribuir por la almendra central y al reducirse la circulación podremos agilizar los viajes".

Opina igual Juan, taxista madrileño. Confía que "a partir de ahora se podrán ejercer mejor los turnos" al haber un "tráfico más calmado", algo "bueno para la calidad del servicio y para el bolsillo de los clientes" porque los trayectos serán más cortos.

Los turistas, los más favorables

“Me parece buena idea, porque el tráfico aquí es insufrible. Y si es por la contaminación mejor", comenta Juanjo, que ha venido a Madrid a pasar el fin de semana. Afirma que con Madrid Central "pasará como con el tabaco", porque "parecía que no iba a tener futuro y mira cómo estamos".

De igual manera, Gloria y Mercedes están totalmente de acuerdo. Son andaluzas y quieren visitar los principales museos a lo largo de la semana. Sin embargo, creen que "antes de implantar este tipo de proyectos" sería necesario contar con "un transporte público más preparado".