"Este Gobierno es un Gobierno sin ninguna hipoteca. Tiene un mandato claro y está determinado a cumplirlo: es el de limpiar y regenerar la vida política". Pedro Sánchez no tiene ninguna intención de destituir a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, envuelta en la polémica por los audios publicados en la que se le escucha junto al excomisario José Manuel Villarejo. 

Noticias relacionadas

"Este Gobierno no acepta chantajes. Hemos  venido a limpiar, estamos limpiando y vamos a seguir limpiando", ha dicho en una rueda de prensa desde Nueva York. El objetivo del Ejecutivo, nacido de una moción de censura contra Mariano Rajoy, es "luchar contra la corrupción, esté donde esté". 

"No nos va a marcar la agenda política un corrupto", ha recalcado en clara alusión a Villarejo, considerado por algunos partidos como el rey de las llamadas cloacas del Estado. 

Sánchez no aclara si hay más ministros grabados

Preguntado por si podría haber más grabaciones de Villarejo con otros ministros o con él mismo, Sánchez ha respondido no saber "exactamente cuál es el pasado y el presente de una persona que está ahora mismo en la cárcel". 

Sánchez hace esas declaraciones en el ecuador de su viaje internacional, que ha coincidido en España con la intensa polémica en torno a Delgado. Este lunes trascendieron parte de los audios de una comida privada de hace nueve años, en la que Delgado participó como fiscal junto al comisario José Manuel Villarejo, el juez Baltasar Garzón y otros miembros de la Policía. 

La relación con Villarejo, el apelativo ("maricón") dedicado al entonces juez y hoy ministro Fernando Grande-Markasla y unas palabras en las que aseguró que jueces y fiscales españoles estuvieron con menores en un viaje a Colombia han avivado una polémica ante la que la titular de Justicia ha dado explicaciones cambiantes.

El PP la reprobó este martes en el Senado, haciendo uso de la mayoría absoluta que tienen en la cama, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha pedido veladamente su marcha del Gobierno.

Sánchez no ha admitido ningún error por parte del Gobierno o de la gestión que Delgado ha hecho de la crisis. "Quien tiene que hacer autocrítica es la oposición", según él.