La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) considera que la seguridad de la cárcel de Brieva, en Ávila, es "muy insuficiente". Lamentan que desde la llegada de Iñaki Urdangarin en el centro hace un mes, la prisión "se ha hecho muy célebre", pero "esa fama repentina no ha ido acompañada del necesario incremento en la plantilla de la Guardia Civil responsable de la seguridad".

Iñaki Urdangarin ingresó en el centro penitenciario de Brieva el pasado mes de junio para cumplir condena por su implicación en las irregularidades del Instituto Nóos. Afronta una pena de 5 años y 10 meses de prisión. Se trata de una cárcel recientemente reformada, con una inversión de casi dos millones de euros. La cárcel fue construida en 1989 y se encuentra a unos 10 kilómetros de Ávila. En total, unos 200 reclusos cumplen condena en sus instalaciones.

"Debe tenerse en cuenta que esa misma unidad [de agentes de la Guardia Civil] también asume la vigilancia y seguridad de la Comandancia de Ávila, lo cual da lugar a que el número de agentes presentes en el centro penitenciario de Brieva sea claramente insuficiente", señala la AUGC, la asociación mayoritaria del Instituto Armado, en un comunicado.

Además, denuncian que los agentes destinados en el puesto "carecen de al menos un vehículo disponible para reaccionar en caso necesario ante incidentes, como ocurrió por ejemplo hace unas semanas cuando un periodista accedió a la zona de seguridad prohibida para el público".

Según los datos que maneja AUGC, en la última convocatoria de vacantes sólo se publicaron siete plazas para el Núcleo de Servicios de Ávila. 

La asociación también denuncia la situación laboral que afronta el personal destinado en esta unidad de Ávila. Según su punto de vista, los agentes, pertenecientes a la especialidad de Protección y Seguridad, perciben las retribuciones más bajas de todos los cuerpos policiales estatales y autonómicos.

También, dicen, carecen de manual específico de prevención de riesgos laborales y no se les imparte formación adaptada a sus funciones profesionales. La asociación afirma que ha denunciado esta situación de manera "múltiple y reiterada" en diferentes escenarios públicos.