El autor material del atentando en La Rambla de Barcelona, Younes Abouyaaqoub, sesgó la vida de 13 personas con una furgoneta en la calle más céntrica de la Ciudad Condal a las 16:30 del 17 de agosto de 2017. Pero su nombre estaba en manos de los Mossos d'Esquadra desde horas antes. Tanto que el terrorista estaba incluso empadronado en la vivienda que había explotado horas antes en Alcanar (Tarragona), repleta de material inflamable y que fue visitada por agentes de la Comisaría General de Información de la policía autonómica 16 horas antes de los atentados. De hecho esa madrugada, los agentes registraron incluso el vehículo utilizado por el terrorista y su hermano, aparcado delante de la casa. Encontraron cinco botellas de butano dentro. Pero nadie tomó más medidas. 

Según el sumario del caso, fueron los efectivos de emergencias y bomberos los que se presentaron primero en la urbanización Monte Carlo de la playa de Alcanar. El hongo generado por la explosión de una vivienda se pudo ver a kilómetros de distancia. Y a su llegada, los vecinos les explicaron que la casa había sido ocupada un par de años antes. Sin embargo, había ya un rastro en los los registros municipales, que no fueron consultados: según el padrón municipal en aquella casa residían dos personas: Jousef Aalla, investigado en la causa, y Younes Abouyaaqou, el terrorista de La Rambla. Ambos estaban empadronados allí según el sumario del caso. 

Cinco bombonas en el coche

La explosión se proodujo a las 23:45 y solo media hora después, ya había sobre el terreno dos agentes de la Comisaría General de Información (CGI), el grupo de los Mossos que se encarga entre otras cuestiones de las investigaciones sobre grupos terroristas. 

Los agentes vieron delante del domicilio derrumbado un Peugeot 306 gris metalizado. El coche estaba abierto y con una de las ventanillas bajadas. En su interior los Mossos encontraron dos bombonas de butano vacías y otras tres en el mismo estado en el maletero. El vehículo estaba a nombre de Houssaine Abouyaaqou, terrorista abatido en Cambrils Además, junto a él estaba aparcada una motocicleta Kawasaki a nombre de Mohamed Hychami, también fallecido en Cambrils tras intentar un ataque suicida.

A esa misma hora, los bomberos ya detectan que en el interior de la casa hay al menos otras 20 bombonas de butano "y un número indeterminado de botellas de oxígeno", que tienen un alto contenido inflamable. Sin embargo, los Tedax no acudieron. Los especialistas en desactivación de explosivos llamaron para alertar que acudirían a la zona durante "la mañana del 17 de agosto de 2017". Es decir: el día de los atentados.

A las 2 de la mañana, tras trasladar al herido al hospital bajo custodia policial, los agentes que seguían en la zona detectaron en varias garrafas azules una gran cantidad de acetona. El producto es uno de los ingredientes básicos del TATP, conocido como "la madre de Satán" y que se ha convertido el explosivo más utilizado por los grupos yihadistas en suelo europeo por su relativa facilidad de elaboración. 

Garrafas de productos químicos utilizadas por la célula yihadista.

Los agentes llamaron al terrorista

Pero el entuerto no acabó aquí. Tal y como adelantó Estrella Digital, los agentes de Información de la policía autonómica llamaron al terrorista de La Rambla poco antes de los atentados. Al hombre que había alquilado dos de las furgonetas que sirvieron de arma para los ataques y que había participado en el intento de elaboración de explosivos. 

En un primer momento, los Mossos intentaron contactar con el propietario del vehículo para que pasara a retirarlo de la zona. "La persona que contestó a la llamada manifestó ser El Houssaine (abatido después en Cambrils) y que el vehículo lo conducía ese día un hermano suyo, del cual no tenía noticias".

Un hacha utilizada en los ataques.

Insistieron. Y esta vez fue el propio terrorista de La Rambla quien contestó. Quedaba algo más de una hora para el atentado. "Sobre las 15:09 horas el funcionario de la PG-ME ASTOR 295 llamó al mismo número de teléfono (672653911), contestando una persona que dijo ser hermano de El Houssaine", refleja el sumario del caso. 

El recorrido de Youness

No hay rastro de Youness hasta tres días después del atentado, donde fue avistado a 40 kilómetros del Caprabo donde había aparcado el coche robado. Un informe de la comisaría general de Información de los Mossos que relata El Periódico afirma que apareció en la gasolinera Petronieves de la N340, en Cervelló, vestido con ropa diferente, rebuscando en la basura. Allí intentó sin éxito abrir la puerta de un camión.

A las 10:11 de ese día, en el que fue atrapado seis horas más tarde, le captan las cámaras de una gasolinera Shell saliendo d eunos viñedos en la misma carretera a la altura de Sant Cugat de Sesgarrigues. Veinte minutos más tarde ataca a una mujer, a la que golpea en el pecho, en el párking del Carrefour de Sant Pere Molanta en Olèrdola. Younes intenta robarle el coche y ella logra salir para pedir auxilio. Las cámaras captan al terrorista 11 minutos tras ese ataque corriendo para salir de la zona.

Fue entonces cuando se coló en una masía hasta las 13:00. La dueña vio objetos cambiados de sitio y encontró en el jardín un jabón que no era suyo y una ventana abierta.


Ya a las 15:25 otra vecina le ve entrar en unos viñedos detrás de la gasolinera Low Cost de Sant Sadurní d’Anoia. La información que dio esta mujer a los Mossos sirvió al cuerpo policial para encontrarle en unos viñedos de Subirats.