El juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, ha levantado parcialmente el secreto de sumario de la investigación de los atentados que tuvieron lugar el 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils (Tarragona), que dejaron 16 víctimas mortales y un centenar de heridos, según han informado fuentes jurídicas.

Noticias relacionadas

La causa ha permanecido bajo secreto casi un año y ahora deja que las partes personadas en ella puedan acceder sólo a parte de las diligencias practicadas en la investigación, ya que mantiene algunas de ellas en secreto relacionadas con entradas y registros o con comunicaciones telefónicas.

Asimismo, el magistrado instructor ha citado a declarar el próximo día 6 de agosto, a partir de las 10.30 horas, a dos testigos protegidos, según las fuentes consultadas.

Desde que se inició la investigación hace casi un año, el juez ha estado prorrogando el secreto mes a mes debido a que, si las diligencias se hacían públicas, podían entorpecer "gravemente el resultado de la investigación". Ahora deja a las partes personadas acceder solo a cinco de las nueve piezas que forman el sumario que tratan sobre las víctimas lesionadas y fallecidas, daños materiales, personaciones, notificaciones, sobre la situación personal e investigación patrimonial.

Es el caso de un escrito del Ayuntamiento de Ripoll (Gerona). Pide personarse en la causa como afectado por los perjuicios ocasionados derivados de la "atención psicológica a los vecinos afectados", los dispositivos policiales empleados en la investigación de los hechos, así como los daños "morales" ocasionados al "nombre y prestigio de la localidad y su corporación municipal".

No obstante, el magistrado, atendiendo al Ministerio Público, no considera que el consistorio sea una víctima de los atentados de Barcelona y Cambrils puesto que no ha sido perjudicado de forma directa ni se está investigando un delito "contra el honor de tal institución" y, por tanto, no acepta que forme parte de la causa.

En cuanto a las piezas que mantiene bajo secreto, se trata de aquellas relacionadas con entradas y registros, comunicaciones telefónicas, así como las comisiones rogatorias. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 explica en su auto que el secreto se mantiene en aquellas piezas cuya "labor investigadora resultan complejas y extensas y que de ser conocidas por las partes afectadas, pudieran hacer estéril toda la actuación sumarial seguida".

En el sumario, además, constan imágenes de la manipulación de explosivos y otras que muestran al autor del atropello mortal en Las Ramblas desde que accede la furgoneta a dicho paseo "y comienza a atropellar a los viandantes", así como otras posteriores al atentado, según ha comunicado el juez en su auto. El juez Andreu ha puesto a disposición de las partes dispositivos para la visualización de las mismas si lo consideran necesario para su línea de defensa o acusación, pero bajo la "expresa prohibición" de hacer copia y difusión.

Tres de los presuntos yihadistas que participaron en el atentado se encuentran en prisión preventiva. Se trata de Mohamed Houli Chemlal, que confesó ante el magistrado de la Audiencia Nacional que el grupo planeaba atentar contra monumentos como la Sagrada Familia, Driss Oukabir, a cuyo nombre estaba la furgoneta con la que se perpetró el atentado de La Rambla, ambos detenidos tras los atentados.