Carles Puigdemont tiene en su mano dinamitar la legislatura. Tras hacerse con el control del PDeCAT el pasado fin de semana, el expresidente de la Generalitat tiene en sus manos debilitar sobremanera al Gobierno de Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. Y, para empezar, es probable que los ocho diputados de la formación catalana no respalden esta semana en el Parlamento la elección de Rosa María Mateo como administradora única de RTVE

Noticias relacionadas

La Cadena Ser ha desvelado que los diputados del PDeCAT, adscritos al grupo mixto, podrían votar contra el nombramiento de Mateo en RTVE, pese a que previamente dieron su visto bueno a esta elección. Ese cambio de criterio respondería a las nuevas directrices de Puigdemont en la formación catalana.  

Los ocho diputados del PDeCAT, hasta ahora capitaneados por Carlos Campuzano, fueron decisivos en la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa. Y, teniendo en cuenta la aritmética parlamentaria, siguen siendo una de las claves que permitirán al PSOE aprobar iniciativas y, por ende, seguir gobernando.

Una vez que Puigdemont se ha hecho con las riendas de la formación, la actitud dialogante de los antiguos convergentes puede cambiar. El primer ejemplo, a modo de aviso de Puigdemont, sería la elección de RTVE. 

Las palabras de Ábalos

En este contexto cobran relevancia las manifestaciones que hizo este domingo el ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que comparó Puigdemont con un "caudillo" y le responsabilizó de "cargarse" el PDeCAT, "la única posibilidad que apostaba por el diálogo".

A su juicio, Puigdemont ha "inventado" un "movimiento" para forzar la negociación entre el Gobierno y la Generalitat, pero a cambio "se carga otro partido en Cataluña". "No sé cuántos lleva cargados ya", añadió Ábalos, que dice que con esto "rompe la única posibilidad que apostaba por el diálogo". "Puigdemont no tiene más que una agenda personal, que es la de resolver su fuga, impedir que cualquier proceso avance sin él", consideró. 

En esa línea, este lunes la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha afirmado que espera que la nueva dirección del PDeCAT no se "escore hacia espacios que son imposibles", aunque "son soberanos de escoger con su militancia lo que consideren oportuno".