Cataluña como postre. Mariano Rajoy ha dejado el referéndum del 1-O para el final de su intervención en el inicio del curso político, celebrado en Palma de Mallorca. El presidente del Gobierno ha reclamado a la Generalitat que deje de "manipular a los niños" y de "coaccionar a los medios no nacionalistas". Americana gris y camisa blanca, ha urgido: "Dejen de acosar y vuelvan al camino de la ley".

Noticias relacionadas

El líder del PP ha elegido esta mañana la expresión "a la brava" para calificar la forma en la que los partidarios de sacar las urnas en Cataluña "imponen" su voluntad al resto. De la estrategia planteada por Puigdemont, Rajoy ha insistido en criticar que el máximo mandatario de la Generalitat espolee a los más pequeños y los haga partícipes de una causa a costa de su inconsciencia.

Tras un repaso a la "salida de la crisis" trufado de datos -a pesar de que el presidente del Gobierno ha advertido de su intención de "no aburrir"- ha enarbolado a "España como gran nación". Esa "democracia admirable" que "conviene resaltar de vez en cuando".

"Una salida de la dictadura de forma ejemplar", "una Constitución que garantiza la libertad y la igualdad de todos"... Todo ello para que "aquí cada uno pueda pensar lo que quiera". Porque en España "se puede ser independentista y también antisistema", mientras no se trate de "imponer la voluntad al resto", ha incidido Rajoy. El hombre al frente del Ejecutivo ha terminado el turno de alabanzas con un "España es de lo más tolerante en Europa, todos lo dicen".

"Me gustaría seguir unos años más en política"

A pesar de sus continuos llamamientos a la legalidad y a la Constitución, el presidente no ha mencionado remedios concretos contra las movilizaciones que ya han sido denunciadas como "sedición" por la Fiscalía. Eso sí, ha dejado claro: "Cuando no se cumpla la ley, actuará el Estado". Unos minutos antes, desde Badalona, Pedro Sánchez le acusaba: "¿De qué sirve un Gobierno que delega sus funciones en los tribunales?".

Tras un más que probable soplo, Rajoy respondía: "Claro que hay que hacer política. Llevo en esto unos cuantos años y me gustaría estar algunos más". La intención explícita llega en un momento en el que la limitación de mandatos a la que quiere someterle Ciudadanos ha pasado a un segundo plano, eclipsada por el órdago secesionista.

Confiado, Rajoy ha llamado a los suyos a "volver a ganar las elecciones de 2019" porque "la realidad deja en evidencia a quienes critican al PP".