El Real Madrid ya está preparando el encuentro de Champions League de esta semana. Y el regreso al trabajo de este lunes ha sido con una gran noticia como es la vuelta al trabajo grupal de Karim Benzema. A esta nueva se ha unido la recuperación de Isco Alarcón, que también ha trabajado con el resto de sus compañeros y estará a disposición de Carlo Ancelotti para jugar ante el Shakhtar Donetsk este miércoles. Gareth Bale, del que se esperaba su regreso esta semana, sigue por su cuenta.

Noticias relacionadas

El galo no viajó a Elche el pasado fin de semana para descansar, tal y como aseguró el club, pero tras tomarse un respiro y recuperar energías ya está listo para ser de la partida en un encuentro donde los blancos no pueden fallar. Por su parte, el malagueño también se muestra en forma para poder estar en el duelo de este miércoles. El galés sigue con la recuperación de la lesión que le ha mantenido fuera de juego en los últimos partidos.

Por otro lado, el club está pendiente de las molestias que sufrió Rodrygo ante el Elche y que le obligaron a ser sustituido a los 15 minutos. El brasileño se someterá a pruebas el martes, aunque su presencia ante el Shakhtar está descartada. Habrá que ver el estado de Luka Jovic, que también se ha entrenado con el grupo, pero el cuerpo técnico no estima que el futbolista esté al 100% y por eso este fin de semana no tuvo minutos.

No se permiten más fallos en el Santiago Bernabéu. Tras tres pinchazos consecutivos como local, el Real Madrid está obligado a ganar al conjunto ucraniano este miércoles con el objetivo de seguir acercándose a los octavos de final de la Champions. Para este duelo Ancelotti seguirá teniendo las bajas de Gareth Bale, Dani Ceballos, Fede Valverde y Mariano Díaz. El galés y el uruguayo están cerca de regresar y ante el Rayo Vallecano el próximo fin de semana sí podrían entrar en la convocatoria.

[Más información: Benzema no descansa y presume de su impresionante físico: 33 años y así se mantiene]