El Real Madrid 2022 de Carlo Ancelotti ya ha echado a andar de manera semi oficial. Los blancos han disputado este curso ya dos partidos considerados como entrenamientos, los jugados ante el CF Fuenlabrada y ante el Rayo Vallecano, y uno más abierto al público y con cámaras en directo para transmitir las sensaciones de esta nueva temporada. Fue ante el Glasgow Rangers de Steven Gerrard

Noticias relacionadas

Cierto es que el resultado no fue del todo positivo y que el equipo dejó mucho que desear, pero también es verdad que este Real Madrid no deja de ser un equipo en construcción, con un nuevo entrenador y que contaba con muy pocos jugadores de los llamados habituales. De hecho, se podría decir que ninguno o casi ninguno de los que tuvo minutos será titular este curso. 

Además, contó con la participación de muchísimos jugadores de la cantera como Sergio Arribas, Antonio Blanco o Miguel Gutiérrez. Por lo tanto, fue un choque en el que pocas lecturas se podían hacer de caracter definitivo. Una de las que sí se sacó fue que el Real Madrid no solo dispone del portero del mundo, Thibaut Courtois, sino que también tiene un segundo guardameta que es de máxima garantía mundial. El partido de Lunin fue para enmarcar.

Sakala remata un balón dentro del área pequeña y supera a Lunin para hacer gol REAL MADRID

Sin embargo, Ancelotti tuvo tiempo también para hacer felices a tres chavales que pudieron cumplir por fin su sueño, el de debutar con la camiseta del Real Madrid. Fueron Mario Gila, Iván Morante y Carlos Dotor, tres futbolistas de la cantera que están realizando la pretemporada con el equipo blanco y que han podido disputar sus primeros minutos con el primer equipo. 

El técnico italiano les dio la oportunidad ante el Rangers y los chavales no decepcionaron, mostrando una gran actitud, desparpajo y valentía para asumir responsabilidades y dejarse ver en lo que puede haber sido para ellos una gran oportunidad de futuro que se ha plasmado en el presente. 

Ancelotti ha podido conocer bien a estos jóvenes a los que ha querido dar la oportunidad para que demuestren su valía y para que también reciban el reconocimiento y el cariño de toda la afición blaca, que suele disfrutar cuando grandes talentos salen de su cantera. Son los nuevos mirlos del italiano. 

Gila, fortaleza defensiva

Mario Gila es el jugador que cuenta con más experiencia de los tres debutantes. Central corpulento y contundente, es uno de los grandes referentes del Castilla. Destaca por la fuerza y la intensidad que imprime en todas sus acciones, pero también por su finura a la hora de sacar el balón jugado. 

Mario Gila, entrenando con el primer equipo del Real Madrid

No suele complicarse en sus funciones, siempre mostrando una corrección inmaculada que en muchos momentos recuerda a la de Nacho, referente en el primer equipo. Proyecto de defensa de altos vuelos que ha enamorado a Ancelotti y que podría postularse como el cuarto central de la plantilla si Jesús Vallejo terminara saliendo. 

Gila destaca también por la efectividad de todas sus apariciones, manejándose bien en defensas a campo a abierto y jugando con muchos metros a la espalda. Además, tiene un poderío imperial en las acciones por alto, incluso ofensivamente, ya que sabe llegar con peligro al ataque para sumar algún gol durante la temporada. 

Los talentos Morante y Dotor

En el caso de Iván Morante y de Carlos Dotor son dos futbolistas para el centro del campo bastante compatibles. Uno es la técnica y la calidad, las combinaciones en espacios reducidos, el talento y la habilidad donde nadie encuentra huecos. Dotor, por su parte, es el sacrificio, la plenitud física, un jugador con llegada, de ida y vuelta, que aparece en segunda líneas y que es capaz de aportar goles a la par que robar balones en cualquier zona del campo. 

Dotor en una acción contra el Dux Internacional

Ambos gozan de buen disparo desde media distancia y buena capacidad para encontrar pases complicados con los que romper las defensas, pero tienen perfiles diferentes y muy complementarios como también demostraron en el partido contra el Rangers. Dos talentos forjados en La Fábrica que sueñan con llegar al primer equipo. 

Mario Gila llegó al Real Madrid en el año 2018 para unirse a las filas el Juvenil A y este domingo saltó al Ibrox Stadium en el minuto 64 sustituyendo a su compañero Víctor Chust. Por su parte, Iván Morante se incorporó al Juvenil A del Real Madrid en el 2019 procedente de la cantera Villarreal. Salió en el minuto 78 en lugar de Ødegaard. Y Carlos Dotor, que subió en el 2015 como jugador del Cadete B, entró al campo en el minuto 85 para sustituir a Antonio Blanco.

[Más información: Miguel Gutiérrez, un valor seguro para el Real Madrid de Ancelotti: un talento de presente y de futuro]