El Real Madrid ya ha cerrado su primera gran salida del verano. Se trata de Brahim Díaz, quien regresará a Milán para seguir creciendo en un equipo de élite que este año ha estado cerca de pelear por el título de la Serie A con el Inter. Un paso deseado por todos, pero que ha tenido algunas dificultades para concretarse. 

Noticias relacionadas

El club blanco dudaba si la mejor opción con el malagueño era repetir la operación de la temporada pasada y mandar cedido al jugador, o si por lo contrario era conseguir un traspaso con una opción de recompra para el futuro. Dos decisiones claves para decidir el futuro del jugador. 

Finalmente, la entidad madridista ha conseguido llevar la negociación a buen puerto por los cauces que tenía establecidos gracias al enorme interés del Milan en llevarse al jugador. Brahim ya ha militado este año en el equipo de San Siro cuajando una excelente temporada, por lo que era un objetivo prioritario. 

La clave de la operación, y lo que ha hecho que el Real Madrid terminara cediendo, ha sido la decisión final del Milan de llevarse al jugador dos años en calidad de préstamo, pero sin opción de compra, algo que para los italianos era clave. Gracias a esto, desde la 'Casa Blanca' dieron el 'ok' definitivo para cerrar el acuerdo. 

De esta forma, en breve se anunciará de manera oficial la cesión de Brahim por dos años y la nueva salida del malagueño desde Madrid rumbo a la ciudad de la moda. Un paso muy deseado para él ya que tenía ganas de volver a ser importante en el equipo que este curso le ha dado un verdadero protagonismo. 

El mediapunta ya ha llegado a Italia y ya ha aterrizado en la ciudad de Milán esta misma mañana para firmar su nuevo contrato e incorporarse lo antes posible a la disciplina del equipo de Stefano Pioli, entrenador que le espera con los brazos abiertos desde que se abrió el mercado de traspasos. 

Si nada lo cambia, Brahim permanecerá en Milán hasta el año 2023 en una operación que ha sido más complicada de lo que pueda parecer y en la que ha habido varios flecos que organizar como un posible pago por esta cesión hacia el equipo blanco y esas famosas ofertas de compra y recompra por parte de los dos equipos. 

Brahim Díaz celebrando un gol con el AC Milan Lapresse / Tano Pecoraro / LaPresse / DPA

El último empujón

Además, el jugador también atravesó una fase de dudas durante la operación en las que otra estancia en Milán parecía no convencerle del todo, pero en el conjunto rossonero se pusieron las pilas para intentar recuperar la confianza de un futbolista que ha maravillado en la Serie A y en la Europa League este curso. 

La clave de esa recuperación de la confianza del jugador ha sido ofrecerle más importancia en el equipo, la cual se empezará a demostrar con el dorsal que llevará, ya que Brahim cogerá el '10' del Milan, tal y como informó el periodista especializado Gianluca Di Marzio. Un número mítico y legendario en un equipo con mucha historia. Un voto de confianza a su calidad y progresión en los próximos dos años que se hizo realidad tras la marcha de Calhanoglu al Inter y que permitirá portar a Brahim un dorsal que han llevado leyendas como Clarence Seedorf

[Más información: Brahim y al menos cuatro salidas más: el plan del Real Madrid por el overbooking en ataque]