El Real Madrid luchó hasta el último día por ganar un título en la 2020/2021, pero su nado solo le llevó hasta hundirse en la orilla. La victoria en los últimos minutos frente al Villarreal fue en balde ya que el Atlético de Madrid cumplió con su papel en Valladolid y se alzó con un nuevo trofeo de Liga, el segundo de la era Simeone. Temporada en blanco para los de Zinedine Zidane que ya piensan en futuro, aunque en las últimas semanas ya era de lo que más se hablaba.

Noticias relacionadas

Los blancos se llevan varias cuestiones con las que abordar la revolución de este verano en la plantilla. Con varias renovaciones aún por discutir aunque le queden poco más de un mes de contrato, algunas salidas que valorar y, sobre todo, varios jugadores que son objetivo, la idea de que la próxima temporada se vea un equipo distinto al que ayer estuvo sobre el campo es lo que espera el madridismo. Las temporadas sin títulos es lo que suelen traer.

Si bien la mentalidad ganadora se ha mantenido y la afición se muestra satisfecha con el esfuerzo realizado, las vitrinas pesan y este año no van a recibir ningún trofeo. El Real Madrid ha defendido con orgullo el triunfo del año pasado en Liga, ha llegado hasta las semifinales de la Champions League y sí que tuvo un fracaso en Copa cayendo ante un Segunda B, la competición que siempre se le resiste a Zidane y que sigue sin ganar.

Los jugadores del Real Madrid se lamentan tras el gol de Christian Pulisic REUTERS

Aunque los arbitrajes han tenido una fuerte influencia en lo sucedido durante todo el año, el equipo también sabe que hay cuestiones como el estado físico de la plantilla o la falta de gol han pasado factura. Son esas tres las principales razones por las que esta temporada no han llegado los éxitos, aunque hay también otras como la planificación de la plantilla y el poco peso sobre el campo de algunos gallos del vestuario que han dado la puntilla a esta campaña.

Los goles

Una nueva temporada con poca incidencia goleadora más allá de lo que aporta Karim Benzema. 84 goles de los que, prácticamente la mitad, los marcó el francés. Un nuevo año donde no se sobrepasa la barrera de los 100, algo que desde que se fue Cristiano Ronaldo ha sido misión imposible. Por mucho que el galo se haya destapado y anotase 30, hay que irse hasta los siete de Casemiro y Marco Asensio para encontrar al siguiente goleador.

Problemas físicos

Más de 60 lesiones durante la temporada que han impedido que Zidane haya podido tener a su plantilla al completo, incluso suponiendo que jóvenes del Castilla tuvieran que componer el banquillo. Algunos jugadores como Dani Carvajal o Eden Hazard se han pasado más de la mitad de la campaña en la enfermería, la defensa ha tenido que sobrevivir sin lateral derecho en algunos tramos y el centro del campo ha visto como sus piezas fundamentales caían en combate. La preparación física tiene que cambiar.

Planificación

Es evidente que la gestión de las salidas y los fichajes no ha sido positiva, ya que en determinados momentos se echó en falta más fondo de armario. La situación con las lesiones ha agravado este problema, pero las salidas en forma de cesión de Jovic y Odegaard dejaron sus dudas teniendo en cuenta que habrían jugado mucho ante la gran plaga. Aunque las posiciones estén dobladas, el hecho de contar con jugadores sin confianza como Mariano o Isco también supone un lastre.

Por debajo del nivel

Algunos jugadores sobre los que se esperaba mucho esta temporada no han dado el nivel, como Eden Hazard, Sergio Ramos, Marco Asensio o Vinicius Jr. El belga y el capitán merengue han sido las cabezas visibles de los problemas físicos, con el central jugando cuatro encuentros en todo este 2021. Los dos hombres de ataque no han dado ese paso adelante que se esperaba, aunque puntualmente tuvieron algunos encuentros buenos. Pero en el Real Madrid hace falta algo más.

[Más información: Las 16 jugadas en la que los árbitros quitaron La Liga al Real Madrid: 17 puntos menos]