Gareth Bale vuelve a sembrar el caos en una nueva entrevista. En la edición de este domingo del diario The Times repasa el año que ha vivido en su regreso a la Premier League y al Tottenham Hotspur, así como una carrera marcada por sus éxitos con el conjunto blanco. Pero, sobre todo, destacan sus palabras respecto a la prensa española por las críticas que recibía por su rendimiento cuando jugaba en el Real Madrid, equipo al que regresará este verano.

Noticias relacionadas

"Yo creo que lo que le fastidió a la prensa, y sé de buena tinta que eso era así, fue que no actuase como se suponía que debía hacerlo, pero, la verdad, no voy a cambiar por nadie. No voy a dejar que la prensa cambie ni mi vida ni mi forma de hacer las cosas, y creo que, por esa razón, me llevé algún palo de más, pero lo aceptaba", concreta el jugador británico. Las lesiones también fueron un punto importante para que estas críticas llegasen.

También lo hacía su carácter reservado en el que destacaba por no hablar demasiado. Aunque algunos explicaban que era porque no sabía hablar español: "Hablo lo suficientemente bien como para defenderme y entiendo todo lo que sucede a mi alrededor. Lo que molestaba de verdad a la prensa era que no hablase con ellos, así que se inventaron un drama enorme, una telenovela acerca de que yo no era capaz de hacer esto o aquello".

Gareth Bale, durante un partido con el Tottenham REUTERS

Es por lo que ha defendido la actitud de Eden Hazard en este último año. El belga fue muy criticado por las imágenes que dejó tras la eliminación de la Champions League de los blancos frente al Chelsea. "He visto lo que han hecho, sí, y literalmente ha parecido que acabase de matar a alguien. Al fin y al cabo, es solo un partido de fútbol", concretaba sobre esas risas que compartió con algunos excompañeros del equipo londinense.

Altas expectativas

Bale entiende todo esto como un problema de la afición y de todo lo que rodea al Real Madrid donde el alto grado de expectativas sobre estas estrellas son contraproducentes. "El tema es que en Madrid esperan que seas un galáctico, es decir, que hagas lo que han visto hacer antes a otros jugadores, y, la verdad, seguramente yo no sea como ellos. Me gusta estar con los míos y ser discreto, mientras que hay otros muchos a los que les gusta salir y, bueno, no presumir, pero sí construir su marca, por así decirlo. Son aquellos que van a estos eventos de alfombra roja. Yo nunca he sido así, me gusta jugar al fútbol, irme a mi casa y ser una persona normal", explica el galés.

Costar 100 millones de euros y tener un buen rendimiento en las primeras temporadas era un motivo para que los madridistas tuvieran estas expectativas, aunque Bale no lo ve así. "En España el fútbol está muy magnificado, todo lo que hagas en el Real Madrid está magnificado, y eso supone que tienes cámaras a tu alrededor las 24 horas y los siete días de la semana. Cuesta acostumbrarse", sentencia el británico.

[Más infomación: Bale, ¿de vuelta al Real Madrid?: su agente aclara su futuro de blanco]