El Tottenham de Gareth Bale se llevó los tres puntos ante el Sheffield United en una nueva jornada de la Premier League. Pero, además, lo hizo con el galés como principal estrella. El delantero cedido por el Real Madrid se marchó a casa con tres dianas en su cuenta particular y encadena así una de sus mejores rachas desde que regresara a los Spurs, además de su mejor partido en términos individuales en tres años.

Noticias relacionadas

Bale se encargó de abrir el marcador en el 36' con una definición de delantero puro. Balón al hueco y el galés, con un leve toque, la levantó lo suficiente para que el portero no pudiera hacer nada. El doblete se consumaría en la segunda mitad, cuando en el 60' se marchó solo ante el portero en una contra armada a la perfección por Son. La guinda llegó en el 69', cuando convirtió un pase en la frontal del área en un remate cruzado imposible de parar.

El galés, así, se coronaba para firmar su primer hat-trick en lo que va de temporada. "Cuando estoy feliz juego bien", confesó en Sky Sport. "Me siento bien ahora mismo y estamos dando pasos en la buena dirección. Solo necesitaba unos cuantos partidos seguidos y es lo que he conseguido ahora", subrayó ante la prensa británica.

Bale celebra un gol con el Tottenham Reuters

Tras estos tres goles, el delantero del Tottenham acumula cuatro dianas en dos duelos de la Premier League. Además, suma nueve en toda la competición doméstica y 14 entre todas las competiciones. Números que, tras la marcha de Mourinho, pueden haberse desatado. Bale ha estallado y el Tottenham, quinto en la tabla, puede aprovecharlo.

Gareth Bale, cabe recordar, firmó una cesión con el Tottenham hasta final de temporada. Una vez concluya dicha etapa, el galés tendrá que decidir su futuro junto al Real Madrid. Por el momento, y tras numerosos rumores, el jugador no ha dado ningún detalle claro. Es más, en las últimas declaraciones que hizo sobre el tema, dejó todo en el aire.

"El plan original era solo hacer una temporada en el Tottenham, luego, después de la Eurocopa, todavía me queda un año en el Madrid y mi plan es volver", llegó a espetar. Esas palabras, sin embargo, fueron matizadas por su agente. Y es que el regreso de Bale, tanto para el jugador como para el club merengue, no puede darse.

Un año difícil

La temporada de Bale en el Tottenham no ha sido nada sencilla. Especialmente en su inicio, cuando el galés tuvo que estar apartado del equipo durante varias semanas por unas complicaciones físicas. Bale retrasó su debut con Mourinho y las primeras críticas no tardaron en llegar. 

Por si fuera poco, esa falta de resistencia en el terreno de juego, sumada a nuevos problemas de lesiones, le impidieron encontrar la continuidad que tanto reclamaba. Mourinho no le aseguró un puesto en el once y le pidió un esfuerzo en los entrenamientos. Desde febrero empezó a aumentar sus minutos en el equipo, pero no ha sido en estos dos últimos partidos ligueros cuando Bale ha encontrado ese potencial goleador que tanto se echaba en falta.

[Más información - En Inglaterra vuelven a colocar a Harry Kane en el Real Madrid]