Mucho tiempo ha pasado ya desde que Iker Casillas saliera del Real Madrid. El mítico portero de la selección española y del club blanco cumplió un ciclo que parecía eterno en la entidad madridista y decidió dar un paso al lado para salir y coger aire. Se marchó a Portugal y redescubrió la felicidad. 

Noticias relacionadas

Lo que muchos se tomaron como una retirada dorada en el Oporto para Iker ha sido una de las mejores experiencias de su vida. Ganó títulos, compitió y se apartó un poco del foco mediático que le había acompañado en Madrid y en España para dedicarse solo a su vida y a su profesión. Además, encontró en Do Dragao una familia que le cuidó y le arropó. 

Después vinieron sus momentos más difíciles con un infarto que le hizo valorar muchas cosas de la vida en las que antes no se había parado a pensar. Sin embargo, tuvo que dejar el fútbol, eso que tanto le había dado, aunque celebrando que el susto no había podido con él. Era momento de empezar otros proyectos. 

Casillas durante un partido con el Oporto @FCPorto

Primero, su intento de ser el presidente de la Real Federación Española de Fútbol y ahora formar parte de nuevo del Real Madrid. Iker, que este 20 de mayo cumple ya 40 años, ha pasado por los micrófonos de Radio Marca para hablar de su nueva labor, pero también de su Real Madrid y de su nueva vida. 

El nuevo Iker

"Estoy muy bien. Después del percance que sufrí hace dos años, me he recuperado, he dejado atrás aquel momento y a mirar con energía al futuro. Entré con 9 años en el Real Madrid y soy aficionado desde que tengo uso de razón. He vivido una vida entera allí. El impás en Oporto también me vino muy bien y, por circunstancias de la vida, vuelves a la que fue tu casa y muy contento de poder ayudar a mucha gente cada día porque desde la Fundación cada día estamos cerca de estar al lado de gente que no pasa por un buen momento".

Iker está siguiendo este final de liga con mucha emoción y se alegra de que el campeonato nacional pueda llegar hasta sus últimas fechas con tanta igualdad entre Atlético de Madrid y Real Madrid. Sin embargo, hubiera preferido que el club que mejor lo tuviera en la jornada final fuera el equipo blanco. 

Iker Casillas, durante la celebración de su última Liga con el Real Madrid

"El final de La Liga va a ser muy emocionante. Todo el mundo hubiese firmado llegar a la última jornada con esta tensión y con estos nervios. Yo hubiese firmado que fuera al contrario, con el Real Madrid primero, pero ojalá el Real Valladolid nos ayude este fin de semana para ganar. Dependemos de ellos, que se están jugando mucho. Deseo suerte para todos, pero a ver si tenemos un poquito más nosotros y ganamos La Liga".

Además, no solo habló del conjunto blanco a nivel general, sino que aprovechó para defender a una persona con la que compartió vestuario y que ahora dirige al equipo en busca del título de liga, el que serviría para revalidar el trofeo alzado la pasada campaña en esa recta final agónica mientras el coronavirus campaba a sus anchas: "A Zidane no se le puede poner ninguna pega. Lo que ha conseguido es increíble y está al alcance de muy pocos o de una única persona".

[Más información: Casillas: "Como jugador del Real Madrid crecí con los valores del respeto y de la solidaridad"]