Raúl González ya habla sobre la posibilidad de ser el sustituto de Zinedine Zidane. El francés anunciará su salida del banquillo del Real Madrid cuando termine la presente edición de La Liga y el técnico del Castilla está entre los candidatos a ocupar su puesto. Tras el empate a cero del filial blanco que le ha dejado fuera de la lucha por el ascenso a la Segunda División del fútbol español, la leyenda madridista que estaba en el Nuevo Vivero este domingo ha comentado en rueda de prensa su futuro.

Noticias relacionadas

"¿Entrenar al primer equipo? Esta es mi casa y aquí es donde quiero estar. Soy un hombre de club. Me hice entrenador para estar en mi casa. Pero no es el momento de hablar del futuro. Estoy viviendo experiencias que nunca me imaginaba y estoy disfrutando mucho. Soy una persona de club, estoy feliz en mi casa y tengo la ilusión de continuar", explicó el técnico del Castilla. Los blancos no pudieron con la UD Ibiza y empataron a cero; el hecho de que los baleares fueran primeros en su grupo y el filial merengue tercero benefició a los insulares para que terminaran pasando.

Ante la insistencia de las preguntas sobre su futuro, Raúl insistió: "La temporada continúa. Tenemos al primer equipo y al Juvenil A compitiendo. Cuando acabe veremos qué es lo que sucede con el futuro. El foco tiene que estar en ellos, que estaban sufriendo y llorando en el vestuario. Esta semana entrenaremos y recordaremos cosas bonitas". Mientras tanto, el Castilla jugará la próxima temporada en la Primera RFEF, la que pasa a ser la tercera categoría del fútbol español.

Su generación pasará a la historia no por este resultado, pero sí por la Youth League que consiguió de su mano la temporada pasada y por los debut que se han ido produciendo con el primer equipo. "Los jugadores ya habéis visto los que están. El Castilla es un equipo que está al servicio de lo que se necesite. Hemos intentado ayudar. Ojalá que lleguen todos. Todos hemos crecido, ha sido un año de mucho aprendizaje y nos toca seguir. Hoy no nos daremos cuenta", explicó sobre esta cuestión.

Evidentemente han sido perjudicados por este formato tan excepcional antes del gran cambio que va a vivir esta categoría. "No hay alegría en el vestuario. Creo que este formato no es el mejor porque no te ganan y quedas eliminado. Hoy es un día para estar felices y contentos porque los chicos lo han dado todo. Es un partido que se podía haber decantado para cualquiera de los dos, lo hemos luchado y es para sentirse muy feliz por todo lo que hemos vivido. Esto no es el final, es el principio de muchas muy bonitas para todos. Es un año para estar todos contentos dentro del club", quiso remarcar el entrenador merengue.

[Más información: El Real Madrid Castilla no puede con el Ibiza y jugará la Primera RFEF la próxima temporada]