La continuidad de Isco en el Real Madrid parece complicada. El jugador quiere salir y no está contando demasiado en los planes de Zidane. Su estancia en la entidad ya está agotada y se convertirá en una de las incógnitas del mercado de fichajes de verano. Su intención de cambiar de equipo y su trayectoria en la entidad ya han generado interés entre los clubes. Y concretamente en la nueva Roma de Mourinho, que quiere iniciar un proyecto casi desde cero.

Noticias relacionadas

Así lo apuntan medios italianos como La Gazzetta dello Sport. Mourinho va a reestructurar por completo el club y, además de rodearse de un equipo de colaboradores de confianza, también aplicará numerosos cambios en la plantilla. Se ha relacionado a estrellas como De Gea o Juan Mata, pero también a un Isco cuya marcha del Real Madrid sería bastante sencilla en cuanto a negociaciones se refiere.

El centrocampista gusta al técnico luso y probaría su talento en la Serie A. Jugadores de características similares como Brahim, por ejemplo, han conseguido lucir en equipos como el AC Milan. Isco cobraría una especial relevancia en el juego de la Roma y sería una de las peticiones de Mourinho. El entrenador, que tomará las riendas una vez concluya la actual campaña, tiene en mente su planificación.

Ya en el mercado de invierno el propio Isco intentó buscar una salida del Real Madrid. El club merengue, pese a las complicaciones que podía suponer perder un jugador a mitad de temporada, dejó la puerta abierta al malagueño si se recibía alguna oferta portentosa. Sin embargo, bien por falta de interés o por la crisis económica generada por la Covid-19, Isco no logró poner sobre la mesa ninguna opción que cumpliera las exigencias económicas del club capitalino.

Este final de temporada, con una renovación imposible, el escenario de Isco cambiará de forma radical. Por delante tiene varias semanas de La Liga para buscar algún espacio en el plan de rotaciones y así convencer a los clubes europeos antes de que se abra el mercado de verano.

Sin espacio en el Real Madrid

Esta temporada no ha sido sencilla para Isco, que ni con las lesiones que ha sufrido el Real Madrid ni con las rotaciones aplicadas por Zidane ha terminado de encontrar su hueco en el esquema merengue. El ex del Málaga apenas ha jugado 1.000 minutos en todo lo que va de temporada, sin alcanzar las 30 presencias entre todas las competiciones.

Un mínimo protagonismo que le sitúa entre los que menos participaciones ha tenido este curso y que confirman su delicada situación en la entidad merengue. Con 29 años y aún opciones de rendir al máximo nivel, el futuro de Isco está lejos de la capital y una Roma en reconstrucción podría convertirse en el escenario idóneo para que el 'mago' vuelva a lucirse.

[Más información - Así es Dan Friedkin, el nuevo jefe de Mourinho en Roma: cine, aviones de guerra y 3.400 millones]