El Manchester United cayó derrotado en la vuelta de semifinales ante la Roma. Sin embargo, la goleada anotada en la ida fue suficiente para lograr el billete a la gran final de la Europa League. El equipo italiano, que además empezó perdiendo, se despidió de la competición continental con honor. [Narración y estadísticas: Roma 3-2 Manchester United]

El United del noruego Ole Gunnar Solskjaer jugará el próximo 26 de mayo contra el Villarreal, que eliminó al Arsenal, la segunda final de su historia en la Europa League, tras la que ganó en 2017 contra el Ajax en EstocolmoBlindó su pase a la final con más apuros de lo esperado, tras el tremendo 6-2 de la ida, ante un Roma que estuvo por delante 2-1 y que se topó tres veces con De Gea, quien le negó un tercer gol que podía abrirle horizontes para una épica remontada.

El billete directo para Gdansk se lo entregaron De Gea, monumental, sólido, regenerado tras vivir este curso unos momentos extremadamente delicados, y Cavani, una auténtica pesadilla para el Roma. Tras el doblete de la ida, el "Matador" volvió a castigarle con dos goles que elevan a trece el total de dianas que le endosó en su carrera. Antes de las cuatro de esta eliminatoria, también vio puerta dos veces con el Palermo y siete veces con el Nápoles.



El uruguayo, pieza imprescindible para Solskjaer sobre todo tras la lesión de rodilla del francés Anthony Martial, adelantó al United al borde del descanso al aprovechar una gran asistencia del brasileño Fred, después de rozar la ventaja en dos ocasiones, con una vaselina al larguero y un potente disparo parado por Antonio Mirante.

Su gol castigó a un Roma al que no le faltó orgullo. Los hombres de Fonseca se habían topado tres veces con De Gea, pero su reacción de corazón tuvo premio en la segunda mitad, cuando durante nueve minutos el equipo "giallorosso" saboreó la idea de una noche de gloria como la que vivió en 2018, cuando remontó al Barcelona con un 3-0 en la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Dzeko remató de cabeza un centro-chut del español Pedro Rodríguez en el 57 y Bryan Cristante, tras una ingenuidad de Fred, en el 60, dieron ventaja al Roma. Se abrieron cinco minutos vibrantes, en los que De Gea fue un baluarte para convertir en un susto un tremendo bajón de concentración del United. En el espacio de pocos segundos, el portero español repelió bajo palos un cabezazo de Dzeko, un intento de Pedro y otro remate del bosnio.

La Roma aguantó

El fútbol no tardó en pasar factura al Roma y, en el 69, Cavani selló su doblete personal con otro cabezazo, tras un centro de Bruno Fernandes. Fue la diana que puso fin a las ambiciones de remontada romanistas. Fonseca, que dejará su puesto el próximo año a su compatriota José Mourinho, se dio el gusto de promover a algunos jóvenes en los que cree para el futuro y dio paso al polaco Nicola Zalewski, nacido en 2002, quien le regaló al Roma el gol del triunfo 3-2 en el 83.

Zalewski nunca olvidará esta noche, aunque el Roma se despidió del torneo, mientras que el United prosiguió su camino europeo en busca de la segunda Liga Europa de su historia. Con los rivales del Manchester City en la final de la Champions League, el United también puede regalarse una noche para la leyenda el próximo 26 de mayo contra el Villarreal.

Roma 3-2 Manchester United

Roma: Mirante; Peres (Santon, 70'), Ibañez, Smalling (Darboe, 30'), Karsdorp; Mancini, Cristante; Mkhitaryan, Pellegrini, Pedro (Zalewski, 76'); Dzeko (Mayoral, 76').

Manchester United: De Gea; Wan Bissaka (Williams, 46'), Maguire, Bailly, Shaw (Telles, 46'); Van de Beek, Fred; Pogba (Matic, 64'), Bruno Fernandes (Mata, 84'), Greenwood; Cavani (Rashford, 73').

Goles: 0-1, 39' Cavani; 1-1, 56' Dzeko; 2-1, 60' Cristante; 2-2, 69' Cavani; 3-2, 83' Zalewski.

Árbitro: Felix Brych (ALE). Mostró cartulina amarilla a Karsdorp (72') y Cristante (84'), del Roma, y a Wan Bissaka (30'), Fred (50'), Cavani (72') y a Williams (92'), del Manchester United.

Incidencias: Partido de vuelta de las semifinales de la Liga Europa disputado en el estadio Olímpico de Roma a puerta cerrada.