Raphael Varane, central francés del Real Madrid, enfocó con máxima motivación el duelo de cuartos de final de la Champions League ante el Liverpool, afirmando que "cuanto más difícil es el reto", más lo disfruta.

Noticias relacionadas

"Mi estilo de juego no hace pensar que soy un guerrero. Sin embargo, reconozco que tengo una mentalidad guerrera. Me gustan mucho los retos. Cuanto más difícil es el reto, más lo disfruto. Cuanto menos se cree en mí, más motivado estoy. Esa es mi forma de ser y de pensar, y eso es lo que me ha ayudado a llegar al más alto nivel y a mantenerme ahí durante varios años", reflexionó en una entrevista con UEFA.

"Para mí, la presión es una amiga, es una fuerza motriz, te hace mejor. Te da adrenalina y te ayuda a pensar más rápido, a estar más concentrado y a vivir el juego más intensamente. La presión que da miedo debería motivarte ya que corres más rápido cuando tienes miedo", añadió.

Tras conseguir cuatro Champions con el Real Madrid y el último Mundial con Francia como los grandes logros de su carrera, Varane tiene ambición para lograr más y recuerda los momentos malos para motivarse.

"El fútbol tiene subidas y bajadas, pero cuando estás en lo más alto tienes que recordar tus momentos difíciles. Hay que pensar, Hemos sufrido, hemos pasado por momentos difíciles y hemos tenido que luchar para llegar hasta aquí", valoró.

Varane recordó su infancia para encontrar el inicio de su competitividad y las ganas continuas de progresar. "Es algo natural e innato que luego se desarrolla a través de cualquier experiencia. En mi caso, fue el reto diario de intentar vencer a mi hermano mayor para alcanzar su nivel y mejorar. Lloraba si no cumplía mis objetivos. Así que esa presión por ganar y superarme ha estado en mí desde que era un niño, y me acompañará toda la vida".

Su futuro

La bomba saltó ya hace varias semanas: Varane meditaba si continuar en el Real Madrid. Su contrato con la entidad blanca finaliza en junio de 2022 y son varios los clubes de toda Europa que estarían pendientes de si, finalmente, acaba por renovar con el conjunto merengue o si, por el contrario, decide no prolongar su vinculación para acabar abandonando el Santiago Bernabéu diez años después. No lo tiene nada claro y su salida podría provocar la renovación completa de la zaga merengue ante la incertidumbre que también existe con Sergio Ramos.

En la casa blanca están predispuestos a renovarle, pero si es el futbolista el que no quiere estampar su rúbrica en un nuevo contrato, prefieren venderle y recaudar un montante importante de dinero que iría destinado a las nuevas incorporaciones para el futuro Real Madrid. Se desea que no se tenga que llegar a esta situación, pero la realidad es que Raphael Varane podría abandonar la casa blanca en 2022.

[Más información: Hazard sigue con su 'resurrección': el regreso, más cerca]