El Real Madrid sacó una agónica victoria en casa ante el Elche en un partido en el que sufrió muchísimo más de lo esperado. Tanto es así que tuvo que esperar hasta que en el minuto 92 apareció Karim Benzema para redondear su doblete y poder celebrar un triunfo que le mantiene vivo en la lucha por La Liga

Noticias relacionadas

Sin embargo, los blancos pudieron abrir su marcador mucho antes del primer tanto de Karim Benzema. Sergio Ramos reclamó un clarísimo penalti por agarrón de Marcone. El defensa del Elche cogió al capitán del Real Madrid por el brazo y lo tiró al suelo justo cuando este intentaba rematar un balón colgado al área para intentar acercar el triunfo de los blancos. 

La jugada parecía muy clara, pero el colegiado del encuentro, Figueroa Vázquez, no solo no apreció penalti en la jugada, sino que señaló falta en ataque del Real Madrid, interrumpiendo la jugada y anulando cualquier revisión posible. No hubo llamada desde el VAR que pudiera hacer cambiar de opinión al colegiado tras ver la jugada en el monitor, así que los gritos desesperados de Sergio Ramos cayeron en saco roto. El central no se lo podía creer: "No me ha roto el brazo de milagro. Míralo, te lo pido por favor. Penalti como una casa. ". 

Lo cierto es que los reclamos de Sergio Ramos parecen hasta pocos teniendo en cuenta la gravedad de las imágenes. Fue la acción polémica del choque y la cual pudo haber costado muy cara a los blancos teniendo en cuenta que una derrota ante el Elche hubiera sido decir adiós a la pelea por el campeonato. Sin embargo, apareció Benzema y solventó el tremendo error del árbitro y del VAR. 

Ni Figueroa Vázquez en el campo ni Soto Grado en la sala de videoarbitraje consideraron como punible una acción que ha entrado ya por méritos propios en los grandes fallos arbtirales de la temporada. Seguramente, este penalti no pitado sobre Ramos con una llave de judo ejecutada a la perfección sea uno de las equivocaciones más graves que se puedan ver en todo el campeonato. 

Ramos lo tiene claro

De hecho, el propio capitán del Real Madrid no se podía creer que la pena máxima no se hubiera señalado en primera instancia y por eso le reclamaba a Figueroa Vázquez que la acción había sido muy, muy clara: "Es clarísimo, míralo". Tan convencido estaba el jugador andaluz de la infracción que decía: "Me voy a quedar aquí porque lo voy a tirar, ya lo verás". 

Marcone derriba a Sergio Ramos en el área del Elche pero el VAR no pita penalti EFE

Sin embargo, Figueroa Vázquez no recibió indicación alguna tras la revisión de la jugada en la sala de videoarbitraje y Sergio Ramos tuvo que marcharse a su campo para recuperar su posición ya que no iba a tirar el penalti porque no iba a haber pena máxima. Una jugada totalmente incomprensible que Sergio, como protagonista máximo de la acción, no se podía creer, ya que las imágenes, se miren desde donde se miren, no dejan lugar alguno a las dudas. 

Es incomprensible que un árbitro no pueda ver este tipo de jugadas y, sobre todo, que desde el VAR no intervengan para señalar un penalti tan clamoroso que podría haber supuesto un disgusto tremendo para el Real Madrid en caso de que Benzema no hubiera acertado en el minuto 92 con el golazo decisivo. 

[Más información: Las mejores imágenes del Real Madrid - Elche de La Liga]