La Liga parece, como diría Simeone, "peligrosamente preparada" para el Atlético de Madrid. Aunque el empate frente al Celta del último fin de semana ha abierto un grado la esperanza de que Real Madrid y FC Barcelona puedan pelearla, la opinión popular sigue manteniendo con fuerza que los rojiblancos lo tienen todo de cara para conseguirlo. Aún así, en el vestuario blanco no van a tirar la toalla y quieren apretar todas las tuercas posibles a los colchoneros.

Noticias relacionadas

Aunque está claro que la prioridad tiene que ser la Champions League que está a punto de volver, los blancos no van a hacer ningún amago por tirar la temporada. Queda demasiada competición por delante para considerar que es imposible que los rivales no vayan a fallar en ningún momento. Pero, sobre todo, quedan dos partidos claves: el derbi del Metropolitano y el Clásico en Valdebebas están marcados en rojo en el calendario.

Con esto en la cabeza, Zinedine Zidane está decidido a poner todos los condicionantes necesarios para revertir una situación que se puso cuesta arriba en este comienzo del 2021. La eliminación de la Copa, la actuación en la Supercopa y los resultados titubeantes en el campeonato nacional habían minado la confianza de unos jugadores que no tienen nada que demostrar en su mayoría. Pero la ambición de este vestuario no puede pensar así teniendo en cuenta la altura de miras de este club.

Zinedine Zidane, en un partido del Real Madrid en la temporada 2020/2021 EFE

Hay varias razones que tienen en la cabeza la plantilla merengue y por las que creen que La Liga está viva. El vestuario está concienciado para terminar esta temporada rara por lo que aconteció a esta campaña en forma de pandemia y de competiciones atrasadas de la mejor forma posible. El compromiso de algunos se ha puesto en duda por sus situaciones contractuales, pero la realidad es bien distinta. En el Real Madrid no tienen ninguna duda de que están en condiciones de pelear por todo aquello en lo que la entidad aún esté viva y siga disputándolo.

Cuestión de actitud

El vestuario del Real Madrid confía en la capacidad de este equipo para conseguir la regularidad necesaria. Cómo se sobrepuso al problema creado por las lesiones ante el Getafe. Zidane salió reforzado por su planteamiento y la confianza de los jugadores en el entrenador está intacta.

Controlar las lesiones

La temporada era intensa y está quedando demostrado por el estado de forma de los equipos. Pocos se libran de las lesiones y, cuando no las hay, aparecen los positivos. Zidane tuvo un momento de la temporada en el que rotó poco cuando jugaban dos partidos a la semana. Ahora que solo tienen uno confía en que estos problemas vayan desapareciendo.

Los problemas del Atleti

El brote de positivos es un ejemplo de que las cosas se pueden torcer para los rojiblancos. Ya empataron ante el Celta y es posible que este problema les siga afectando una jornada más. El Real Madrid quiere ganarlo todo, pero tendrá que esperar a que el vecino falle.

Marcos Llorente protesta ante Ferland Mendy Reuters

El año pasado

Los blancos se mentalizaron en el retorno de la competición tras el parón por la pandemia. Zidane sabe que puede tener al vestuario enchufado para lograr un reto y el hecho de que haya aún un derbi y un Clásico por jugar 'pone' de forma especial a los futbolistas y el cuerpo técnico.

La Champions

En el vestuario saben que todas las opciones que puedan tener en la máxima competición continental pasan por llevar una buena forma en La Liga. Las victorias subirán la moral de una plantilla que se ha llevado varios palos en el inicio de este 2021.

[Más información: La calculadora de Zidane: el vestuario del Real Madrid cree en La Liga]