El encuentro entre el Real Madrid y el Borussia Mönchengladbach se fue al descanso con la victoria de los blancos por 2-0. Pero la distancia en el marcador podría haber sido mayor de haber subido al luminoso el tanto anotado por Luka Modric cuando la primera mitad se acercaba a su final.

Noticias relacionadas

El gol anotado por el centrocampista croata, o más bien golazo dentro del área con el exterior, fue anulado por el árbitro del encuentro después de comprobarse que había fuera de juego previo de Varane en la jugada. El central del Real Madrid, efectivamente, se encontraba en posición adelantada.

En el momento en el que Kroos la pone al segundo palo, Varane se encontraba por delante de los futbolistas del Borussia. El defensa francés tocó de cabeza para atrás y de ahí llegó el balón a un Modric que armó la pierna para 'fusilar' a Sommer, que nada pudo hacer ante el potente disparo del '10' blanco.

Antes de esa acción, la polémica también había entrado en el partido por una posible mano de un futbolista del Gladbach. Precisamente, fue Modric el que efectuó el pase dentro del área del equipo alemán, que no llegó a su receptor porque hubo mano. Pero tanto el colegiado como el VAR consideraron que no podía evitarse, al irse el suelo el jugador, y que no era una acción merecedora de penalti.

El día del 9

Benzema fue el gran protagonista con sus dos goles en los primeros 45 minutos. El francés cumplía su partido 527 con el Real Madrid, empatando así con Roberto Carlos como el extranjero con más encuentros disputados con el equipo blanco a lo largo de la historia.

Karim Benzema celebra su gol al Borussia REUTERS

Un doblete que marcaba el camino de los octavos de final de la Champions League para los de Zinedine Zidane. El equipo merengue llegó a la sexta, y última, jornada de la fase de grupos de la máxima competición continental en el tercer lugar del Grupo B. Sin embargo, los blancos dependían de sí mismos para seguir vivos y pasar a la siguiente ronda.

Necesitaban ganar y así no depender de lo que ocurriese en el encuentro entre el Inter de Milán y el Shakhtar Donetsk. Los nerazzurri han estado la última semana temiendo el famoso 'biscotto', pero el Real Madrid demostró que para él no hay arreglos que valen cuando se habla de la Champions y desde el inicio salió a por los tres puntos.

[Más información: Benzema empata con Roberto Carlos y hace aún más grande su leyenda en el Real Madrid]