Kai Havertz fue uno de los nombres que tenía apuntados el Real Madrid en su agenda antes de la crisis del coronavirus. Su fichaje llegó a estar muy avanzado de cara al pasado verano, como informaron distintos medios, pero la pandemia y sus efectos en la enconomía global (incluido el fútbol) frenó la operación con el conjunto blanco. Meses después ficharía por el Chelsea a cambio de 80 millones de euros.

Noticias relacionadas

El que pudo ser el fichaje estrella del Real Madrid en verano no había hablado hasta ahora sobre la decisión que tomó. Hubo mucha especulación al respecto, incluso el Madrid parecía dispuesto a dejarle un año cedido en el Bayer Leverkusen para luego hacerle hueco en la plantilla. Sin embargo, el alemán optó por dar el paso este verano tras frustrarse su fichaje por el Madrid y firmar por los blues.

Havertz lo ha explicado en Bild: "Para mí era importante elegir un club con visión. Somos (el Chelsea) un equipo joven con muchos grandes jugadores. Pensamos agresivamente. Queremos construir algo aquí y atacar. Esto me motiva. Y luego, un título con el Chelsea vale más", explicó de su elección con el Chelsea sobre otros grandes que llamaron a su puerta.

Kai Havertz durante un partido con el Leverkusen Instagram (kaihavertz29)

La operación se fraguó durante mucho tiempo, pero al final Havertz tuvo claro que elegía salir del Leverkusen para fichar por el Chelsea: "Un traspaso como el mío no ocurre de la noche a la mañana. Tuve que pensar en todas las opciones y cosas que son importantes para mí. De todos modos, veía mucho la Premier League en la televisión y conocía muy bien al Chelsea".

¿Y si...?

¿Qué hubiera pasado si la pandemia no hubiera frenado lo del Real Madrid? ¿O si Havertz hubiera esperado un año? Lo que queda claro de su fichaje por el Chelsea es que el jugador tenía prisa por dar el salto a un grande. A sus 21 años es la promesa más grande del fútbol alemán y ahora en Londres, con el cartel de gran estrella por su precio, quiere pasar a la siguiente fase en su carrera y asentarse entre los mejores del mundo.

En lo que va de temporada, solo se ha perdido tres partidos (dos de ellos por coronavirus). Suma diez partidos jugados con el Chelsea entre Premier, Champions y EFL Cup (el Chelsea ya está eliminado) y lleva cuatro goles y tres asistencias. Todo eso en casi 800 minutos sobre el terreno de juego. Su primer año como blue va viento en popa.

[Más información: Mbappé, Camavinga, Havertz...: cómo habría sido el Real Madrid 2020/2021 sin el coronavirus]