Nacho Fernández no pudo completar el partido contra el FC Barcelona. El lateral merengue, una de las novedades por las lesiones en la línea defensiva, se tuvo que retirar con molestias justo antes del descanso. A pesar de estar realizando una buena actuación gracias a su titularidad, y con una amarilla en su haber, el canterano dijo adiós echándose la mano al muslo y obligó a gastar el primer cambio del Real Madrid.

Noticias relacionadas

Zidane puso a calentar a Lucas Vázquez e hizo saltar las alarmas. Por unos momentos hubo algo de tensión por quién podría ser el sustituido. Sergio Ramos llegaba tras una pequeña lesión que le apartó de la primera jornada de Champions y podría ser él. Sin embargo, tras escasos minutos de calentamiento, el técnico merengue incorporó a Lucas Vázquez para el lateral derecho.

Nacho mostró ciertas molestias en la parte superior del muslo. Unos problemas en el cuádriceps derecho que no le permitía continuar al máximo nivel en El Clásico. A pesar de esas complicaciones, el jugador lo dio todo antes de ser sustituido y protagonizó una llegada por banda que generó peligro en la portería de Neto.

Una mala noticia y que marcó los primeros 45 minutos de encuentro. Un inicio muy atractivo para todos los aficionados y que, además de tener dos goles muy tempraneros, estuvo marcado por la buena actuación del colegiado. Un posible penalti a Messi, no señalado por el árbitro, fue refrendado por las imágenes. Casemiro entró limpio al argentino y no hubo falta.

De Jong y Nacho, en un duelo de El Clásico entre Barcelona y Real Madrid Reuters

Alerta en defensa

Zinedine Zidane tendrá que trabajar tras El Clásico para rearmar la defensa. Y es que la línea superior a Courtois está protagonizando numerosos contratiempos en este inicio de temporada, todos ellos por los problemas con las lesiones. Primero fue Dani Carvajal, que además acumulará varios meses apartado de los terrenos de juego.

Fue entonces cuando Álvaro Odriozola se llevó todo el protagonismo. El ex de la Real Sociedad iba a tener la oportunidad perfecta para asentarse en el cuadro merengue tras su cesión en Alemania. Sin embargo, de nuevo una lesión le apartó del equipo y dejó a Zidane sin laterales derechos puros. Era el momento de que el técnico tirara de fondo de armario para ocupar esa posición.

Nacho y Lucas Vázquez fueron los elegidos. Los dos jugadores, canteranos y fijos en el Real Madrid durante las últimas temporadas, han demostrado ser muy polivalentes. Nacho, pese a ser central, también ha dejado buenas sensaciones por banda cuando se le ha requerido en dicha zona. Por su parte, Lucas ha hecho lo propio retrasando su posición de extremo para ocuparse de las tareas defensivas.

Para El Clásico, Zidane apostó por la experiencia en la zaga de Nacho. El lateral derecho, con un Barça muy rápido atacando con Messi, Ansu y hasta Jordi Alba, lo iba a poner difícil. Nacho aguantó toda la primera parte, recibió una tarjeta amarilla que le obligó a contenerse y la mala suerte física hizo imposible que terminada la primera parte.

[Más información - La celebración de Vinicius tras ser convocado con Brasil junto a Militao y Casemiro]