El Real Madrid ya es líder de esta Liga 2020/2021 a pesar de que aún tiene un encuentro pendiente por jugar. Los blancos defienden el título esta temporada y, a pesar de la premura con la que ha comenzado la acción sin una pretemporada habitual, los pupilos de Zidane no saben lo que es una derrota, han empezado con firmeza este nuevo desafío. Son tres victorias, pero, sobre todo, son tres porterías a cero. Si el año pasado había dudas con la fortaleza de este equipo, el francés ha conseguido despejarlas completamente.

Noticias relacionadas

Sin anotar demasiados goles, quitando los tres frente al Real Betis, esta plantilla ha vuelto a entender que, ante la falta de ritmo y ante las circunstancias excepcionales, lo primordial es dejar su portería a cero. Este Real Madrid, como el resto de los equipos principales, aún están prácticamente de pretemporada. Se les nota sobre el campo y su rendimiento tiene mucho margen de mejora. Este parón que viene marcará el punto de inflexión para comenzar a pedirles más a todos. Y los blancos se marchan como líderes tras la victoria ante el Levante.

La sensación es que este Real Madrid deja pocas oportunidades para hacerle gol. Además, las que tienes, hay delante un muro belga que ha recuperado su mejor versión. El Zamora de la pasada temporada tiene la intención de seguir haciendo gala a lo que significa ese trofeo. Para ello se ha apoyado en una de las parejas de centrales que más recuerdo va a dejar en la historia del club.

Courtois Zamora

Thibaut Courtois sigue elevando su nivel, si fuera posible aún. El belga ha aparecido en momentos determinantes durante los cuatro partidos que van de Liga. Sus paradas, como en el final de la temporada, están siendo trascendentales y ante el Levante volvió a dejar claro que es el mejor portero de la competición actualmente. Las tres porterías a cero llevan su nombre y a este nivel va a ser muy difícil hacerle un gol.

Thibaut Courtois, atendido durante el Levante - Real Madrid EFE

El ritmo de este equipo a estas alturas de la temporada sigue dejando momentos en los que no puede mantener esa presión alta que quiere imponer Zidane. Cuando equipos ofensivos consiguen acular durante varios minutos a los blancos, ahí es cuando aparece el belga. El gigante saca una mano, un pie o lo que haga falta para evitar el tanto rival. Por ahora también cuenta con ese gramo de suerte que necesitan los metas.

El portero va minando la moral a los equipos rivales. Con cada parada tienen que pensar dos veces cómo van a ejecutar ese disparo, cuestión que permite a sus compañeros rectificar. Esta conjunción de factores van cimentando el muro que ha instalado Zidane en su área que da tranquilidad a sus atacantes para que sigan entonándose.

Los centrales

Pero también vuelve a haber un factor trascendental. Sergio Ramos y Raphael Varane están imperiales en el área propia. Los dos centrales están siendo imbatibles por arriba, rechazan cada centro que llega al área y no dan opción a los delanteros de rematar. La mayoría de los disparos de los rivales vienen desde fuera del área porque el capitán y el francés están a un nivel increíble. A campo abierto también se están mostrando muy difíciles de superar y, junto a Ferland Mendy han vuelto a crear un bloque muy consistente.

Raphael Varane, durante el partido frente al Levante EFE

Tanto es así que este fin de semana no se notó defensivamente las lesiones de Carvajal y Odriozola. Nacho se adaptó a esa línea de cuatro como si los años y la inactividad no pasaran por él. El buen estado de forma de los dos centrales ayudó a que el canterano pudiera tener un grado más de confianza para incorporarse al ataque y, sobre todo, para ser contundente en cada acción.

Varane dejó atrás su mala cita en Manchester, Ramos quiere seguir demostrando que es uno de los mejores jugadores de la historia y solo el VAR impidió que ayer volviera a ver portería. Si los tres jugadores destacados están a este nivel, será muy difícil ver perder muchos encuentros este año a los blancos. La clave estará en mantener esta línea de forma continuada, sin lesiones y cuando aparezcan las sanciones. Lo que nadie le va a quitar a Zidane es que la base de su muro es más que sólida.

[Más información: El Real Madrid de Vinicius y Courtois gana al Levante en La Cerámica]