Fabio Cannavaro llegó al Santiago Bernabéu en uno de los momentos más dulces de su carrera tras haberse proclamado campeón del mundo con la selección de Italia en el Mundial de 2006. El central italiano ha explicado ahora cómo vivió una etapa complicada a las órdenes de Capello.

Noticias relacionadas

"Al principio, tuve tres meses difíciles allí. El de España era un fútbol completamente diferente, más individual, no colectivo", ha recordado Cannavaro en Sky Italia. Pero no solo en lo referente al fútbol, sino también en su día a día alejado de los terrenos de juego.

"Se acercaba la Navidad, y todavía no tenía casa, vivía en un hotel. Llamé a Capello y le dije que no podía aguantar más, pidiéndole que me dejara descansar. Él me miró y respondió claramente: 'No lo entendiste, no te quito'", ha revelado 'Il Bello'.

Fabio Capello

"Allí entendí su calidad, allí conocí al verdadero Capello. En la Juve tenía un equipo muy fuerte, tanto que en la final de Berlín entre Italia y Francia había muchos jugadores de la Juventus. En España, sin embargo, ganamos La Liga al recuperar siete puntos en los últimos jornadas al Barcelona", ha confesado finalmente.

Tres años de blanco

Cannavaro aterrizó en el Santiago Bernabéu en el verano del 2006, vistiendo la elástica merengue en tres temporadas, siendo muy importante en cada una de ellas para los blancos. Después, de cara a la temporada 2009/2010 regresó a la Juventus de Turín después de finalizar su contrato con el Real Madrid en junio de 2009.

En la casa blanca logró conquistar dos Ligas, una con Capello a los mandos de la nave madridista, y una Supercopa de España. Pero lo que no pudo fue ganar la Champions League, algo que tampoco consiguió en toda su carrera como futbolista.

[Más información - Cannavaro: "Ronaldo fue el único que me provocó miedo de verdad"]