Harry Kane dijo hace ya varias semanas que no le importaría abandonar el Tottenham de cara a la temporada que viene. Su ambición y el deseo de ser un jugador top han acabado por abrir una brecha entre los spurs y el delantero inglés. Desde que habló, su futuro ha sido vinculado con varios clubes, entre ellos el Real Madrid.

Noticias relacionadas

En el Santiago Bernabéu la prioridad es otra, tal y como ha venido contando EL BERNABÉU. Haaland sería el elegido para reforzar la delantero de los de Zidane, algo que deja a Kane como una alternativa más lejana. Sin embargo, Mourinho también se metió en el lío al pedir al Tottenham que no venda al delantero a ningún rival directo en la Premier League.

Eso volvió a colocar al Real Madrid en el centro de los rumores. Pero desde Inglaterra quitan al club blanco de una hipotética pelea por hacerse con los servicios de Harry Kane y todo por otro nombre propio: Kylian Mbappé. Todo porque en Concha Espina prefieren ahorrar para el momento idóneo de acometer la operación por el actual futbolista del PSG.

Harry Kane, en un partido del Tottenham Reuters

El Tottenham pone un precio de salida a Kane galáctico. Sobre todo en estos tiempos que corren en plena crisis económica por el coronavirus. Desde Londres tasan al jugador en unos 230 millones de euros. Una cuantía imposible en estos tiempos, pero por otro lado también está la voluntad de salir del delantero, quien incluso podría llegar a forzar ese adiós.

Opción Manchester United

Pese a que se ha hablado de la alternativa del Paris Saint-Germain para el futuro de Harry Kane. Lo cierto es que a estas alturas de la partida, el mejor colocado para hacerse con los servicios del futbolista es el Manchester United. Para lograr su objetivo, los diablos rojos tendrán que superar la voluntad de José Mourinho.

[Más información: Kane se ofrece como alternativa si Haaland no ficha por el Real Madrid]