La Champions inundó el Santiago Bernabéu de ilusión en el estreno del tricampeón contra la Roma. El Real Madrid ganó y volvió a mostrar su cara más feroz en su competición fetiche tras un verano de grandes cambios. Todo sigue igual en el club blanco que sigue intratable en Europa.

Noticias relacionadas

La salida de Cristiano Ronaldo se ha visto opacada por la irrupción y explosión de jugadores como Bale, Benzema, Asensio o Isco, quienes han dado un paso adelante sin el '7'. A ellos hay que sumarle ahora la aparición de Mariano. El heredero del dorsal del portugués tuvo su estreno este miércoles (o redebut) y no le pudo ir mejor. Salió para jugar los minutos finales y se marchó en volandas tras levantar al público con un golazo.

Paciencia con el estreno de Mariano

El esperado estreno de Mariano se dio por fin este miércoles. Después de quedarse sin jugar contra Leganés y Athletic, Mariano tuvo sus primeros minutos en el Real Madrid. Si el 31 de agosto estaba siendo presentado con su nueva camiseta, apenas dos días después ya entraba en su primera convocatoria contra el Leganés. No jugó ni un minuto, algo entendible. Todo apuntaba a que tras el parón le llegaría su momento, es decir, en la visita a San Mamés. Un partido difícil, que se le complicó al combinado merengue y que finalmente no supusieron los primeros minutos para el '7'. Lopetegui aún así le tenía preparado algo importante. Un debut como el de los grandes, en la Champions League. Y Mariano respondió.

Mariano dispara a puerta para meter el tercer gol del Madrid a la Roma REUTERS

El Madrid tiene una nueva estrella

Lopetegui metió a su delantero en el campo en el minuto 73. Mariano entró por Bale, otro de los protagonistas de la noche. Desde el primer segundo en el que pisó el césped, se pudo ver que el hispano-dominicano se quería comer el mundo. Salió a por todas y dio energía a un equipo ya reventado físicamente y con el trabajo hecho con 2-0 en el marcador. Fue el impulso final que necesitaba el partido y que volvió a meter a la afición en la acción. Su recompensa llegó a lo grande. Ya en el descuento, recogió un balón en el costado izquierdo. Se abrió hacia el centro para buscar el remate y se sacó un derechazo que se coló por la escuadra del portero. Un golazo que recordó mucho a los que hasta no hace mucho celebraba otro '7', el cual vivió una de sus peores noches a cientos de kilómetros en Valencia. El Santiago Bernabéu se rendía a su nueva estrella y Lopetegui hacía lo propio en rueda de prensa: "Mariano ha aprovechado su oportunidad y ha tenido premio", decía el técnico celebrando el gol de su delantero.

Mariano debutó como una estrella y con este gol avisa de que no ha venido solo a ser un suplente más. No le basta con ser una pieza más de la segunda línea, quiere más. Este es su quinto gol en el Santiago Bernabéu. Ya marcó otros cuatro hace dos años con el primer equipo (uno en Liga y tres en Copa del Rey), pero el primero en su nuevo rol y con el '7' a la espalda. Una responsabilidad que parece no pesarle visto lo visto. Él le resta siempre importancia, pero es indudable que es un número que han vestido grandes leyendas de esta club.

Lopetegui toma nota de un jugador especial y que ha venido a comerse el mundo, como se vio en su presentación. Tras dos partidos sin jugar, las oportunidades van a venir solas y Mariano debe estar a la altura. Ahora vienen tres partidos de Liga seguidos y ahí Mariano seguramente tenga minutos importantes para demostrar que su golazo no es algo pasajero. Al nivel visto en la Roma poco tardará en llamar la atención también de Luis Enrique.