Los chicos de Raúl González querían emular al primer equipo y lo hicieron. El Real Madrid Castilla se había adelantado en el 'miniderbi' ante el Atlético de Madrid con un gol de Mario Gila tras un excelente centro en un saque de esquina de Sergio Arribas. Los merengues fueron dueños y señores del balón y pudieron hacer la ventaja más grande con el conjunto rojiblanco volcado en la segunda mitad. Un penalti de Retu por mano casi arruina el triunfo en los minutos finales, pero el mismo Arribas provocaría uno en el área contraria en la última jugada del partido para ganar el choque.

Noticias relacionadas

Los mirlos fueron dueños y señores de la posesión durante todo el choque. El Atlético de Madrid prefirió dejar la responsabilidad de hacer juego a los visitantes al Cerro del Espino en la mañana de este domingo. Los merengues movían rápido el balón, encontraban con facilidad tanto a César como a Marvin en las bandas y, sobre todo, aprovechaban la calidad de Sergio Arribas con sus conducciones para llevar el peligro al área del equipo local.

Pero el zurdo tiene una característica a balón parado que está haciendo del equipo de Raúl un conjunto peligroso en el juego aéreo. Los merengues están encontrando mediante esta vía la mayor parte de los tantos de esta temporada. El jugador que debutó en la Champions esta semana pondría un balón medido, que iba evitando a los jugadores rojiblancos, en un saque de esquina y encontraría en el segundo palo a un Mario Gila que se elevó por encima de sus rivales para adelantar a los blancos en el marcador.

Ya sea mediante esas oportunidades a balón parado o con la pelota rodando, Arribas marca la diferencia cada partido. Ese debut se entiende sobre todo gracias a este gran rendimiento en los partidos que encuentra continuidad también en los entrenamientos. El mirlo es un jugador que está demostrando nivel de Primera División y no sería extraño ver más pronto que tarde al jugador en un equipo de la máxima categoría española. 

Gila y Víctor Chust volvieron a configurar la pareja del centro de la zaga y fueron fundamentales a la hora de parar los ataques rojiblancos. Después de recibir el gol, los de Nacho González se fueron a presionar un poco más arriba tratando de intimidar la salida del balón de estos dos jugadores. Importante en esta situación fue la ayuda de Antonio Blanco, que se incrustaría entre ambos en más de una ocasión para salir con el balón jugado.

Chust, salvador

Pero el valenciano fue esencial en la segunda mitad. Chust salvó el empate rojiblanco cuando Borja Garcés chutaba a puerta vacía con Toni Fuidías ya vendido. El canterano merengue, después de que fuera convocado con la primera plantilla en más de una ocasión, sigue sumando buenos encuentros para consolidarse como una de las promesas más incipientes de la plantilla.

Raúl cerró el equipo dando entrada a Xavi Sintes e Iván Morante en los minutos finales del choque. Ambos sacaron el coche escoba para evitar que los rojiblancos llegasen con facilidad al área blanca. El otro cambio que tuvo una gran incidencia fue el de Hugo Vallejo. El jugador que llegó esta temporada aprovechó los espacios que dejaba atrás el equipo local al volcarse ofensivamente y tuvo en sus botas ampliar la diferencia.

Dos penaltis

Pero el idilio del Real Madrid Castilla con los minutos finales del partido está siendo horrible esta temporada. En el minuto 90, Retu desvió un disparo con su brazo, el árbitro lo vio y pitó penalti. El conjunto rojiblanco estaba apretando mucho, pero tampoco se había merecido el tanto. Borja Garcés lo marcó y volvería a destapar los fantasmas de este instante del encuentro.

Pero esta vez la suerte se iba a aliar con los blancos. Sergio Arribas se inmiscuyó en el área del Atlético de Madrid y sería derribado. El colegiado también señalaba penalti. El mismo jugador sería el encargado de lanzarlo y anotarlo para dar el triunfo final a los blancos. Importantes tres puntos que se lleva el Real Madrid Castilla, sobre todo para romper ese bloqueo mental con los minutos finales del partido.

Atlético de Madrid B - Real Madrid Castilla

Atlético de Madrid B: San Román; Ricard, Álvaro, Mariano, Medrano; Calavera (Castro 76'), Toni Moya (Ródenas 85'), Sanabria (Borja Garcés 60'), Nando (Abdel Damar 46'), Germán Valera; Camello (Mario 76').

Real Madrid Castilla: Toni Fuidias; Sergio Santos, Gila, Víctor Chust, 'Retu'; Antonio Blanco, Dotor, Arribas; Marvin Park (Sintes, 76'), Hugo Duro (Latasa 85') y César Gelabert (Vallejo 68').

Goles: 0-1, 22', Mario Gila; 1-1, 90', Borja Garcés (P); 1-2, 94', Arribas.

Árbitro: Busquets Ferrer (Baleares). Amarillas a Blanco (39'), Sergio Santos (60'), Calavera (71'), Borja Garcés (79'), Toni Moya (81') y Gila (93').

[Más información: 'Air Castilla', Raúl crea un equipo de altos vuelos]