Sergio Ramos demostró un partido más que su presencia en el Real Madrid es innegociable. El capitán blanco sumó su gol número 100 ante el Inter de Milán en el Alfredo Di Stéfano y, a pesar de que el equipo encajó dos goles, volvió a quedar claro que la dupla que conforma con Raphael Varane es también irremplazable. Al menos por ahora, porque por detrás vienen empujando muy fuerte. Ese es el caso de Rafa Marín, un central andaluz que este año da sus primeros pasos en el primer Juvenil del equipo blanco y espera con muchas ganas la lleagda de la Youth League para deslumbrar en Europa.

Noticias relacionadas

Como Florentino Pérez hizo en 2005 llendo a por Ramos a Sevilla, la dirección deportiva que se encarga de los futbolistas de la cantera se lanzaron a por un central que despuntaba en el Alcolea, una humilde equipo de la provincia andaluza. Eso es lo que le permitió fichar por el conjunto del barrio de Nervión. Marín llegó a La Fábrica en 2016 con unas altas expectativas sobre su calidad para ser líder del eje de la zaga. Nacido en Guadajoz, aparcó su pasión por las motos para iniciarse en el fútbol. Pero nunca dejó su pasión por la velocidad.

Es un central muy rápido con una potente zancada que ya demostró en el primer partido de la temporada del Real Madrid Juvenil A en División de Honor ante el Rayo Vallecano. La victoria de los de Jorge Romero, que se estrenaba este fin de semana, fue el primer destello de calidad de Marín en esta 2020/2021 que se antoja fundamental para su futuro. A sus 18 años pretende dar ese paso adelante como lo hicieron Víctor Chust y Pablo Ramón este verano y ser el líder de un equipo con mucho talento en sus filas.

Rafa Marín, en un partido con la selección española sub17 Instagram (rafamarin04)

Pero es que además Rafa firmó su vinculación por el conjunto blanco para cinco temporadas, por lo que el club tendrá que revisar ese contrato este año. El central que por su físico se parece más a Varane que a Ramos (mide 1,90) ha atraído las miradas de algunos clubes en Europa también, pero está convencido de que sus capacidades le permitirán llamar a la puerta del primer equipo blanco. Con la selección sub17 ha sido un fijo y jugó el último Mundial y seguramente pronto reciba la llamada de la sub19.

Crecimiento exponencial

Llegó con 14 años y está más que preparado para asumir cotas más altas. Romero se ha mostrado encantado por su nivel y está convencido que con sus capacidades, el equipo se va a mostrar muy sólido defensivamente. No rehúye de tener buen trato de balón, ya que sabe que para asentarse en la élite los centrales tienen que tener una buena salida. Ahora solo le hace falta la virtud de la experiencia para hacer de él un zaguero que no tenga ningún inconveniente para asentarse en la élite.

Con la bendición de los responsables de La Fábrica y la polémica abierta por el futuro de la defensa del primer equipo, Marín quiere aprovechar esta oportunidad para que la afición un día coree su nombre como hace con Sergio Ramos.

[Más información: Así es la plantilla del Real Madrid Juvenil A para la 2020/2021: los hijos de Zidane, Cañizares, Gudjohnsen...]