Luka Doncic es una de las mayores sensaciones que ha vivido la NBA en toda su historia. Esa es una realidad inevitable que a muchos les trae de cabeza. Ahí están los datos y las estadísticas, pilar fundamental de la mejor liga del mundo. El libro de registros afirma que pocos jugadores en la historia han demostrado tanto talento individual con tan poca edad. 

Noticias relacionadas

Sin embargo, a Doncic hay algo que está empezando a pasarle factura y no son ni las lesiones ni los ataques de los rivales, incapaces de parar sus maravillas en la pista. Ese lastre que empieza a acumular son sus protestas y su mejorable relación con los árbitros, los cuales le han apuntado la matrícula al esloveno en más de una ocasión esta temporada. 

De hecho, la estrella del equipo texano acumula ya hasta 12 faltas técnicas en lo que va de temporada, casi todas ellas por protestas que no han gustado a los árbitros, los cuales ya se comportan de una forma diferente con la joven joya salida del baloncesto europeo. La competitividad de Luka es extrema y por eso le lleva también a excederse a veces en las quejas a los colegiados. 

Luka Doncic, junto a sus compañeros de los Dallas Mavericks REUTERS

En estos momentos, se encuentra a tan solo cuatro técnicas de tener que pagar un peaje, y es que existe una normativa en la NBA en la que un jugador se pierde un partido con su equipo por cada 16 faltas técnicas. Si todo sigue su curso, Luka no tardará en experimentar esta dolorosa penalización. 

A pesar de que Doncic ya es una estrella de la NBA, lo cierto es que los árbitros no le respetan ni le dan ese trato preferencial que tienen otros jugadores que, quizás tengan menos talento, pero sí más experiencia y años de rodaje en la mejor liga del mundo. Los 'Mavs' de Luka se están jugando estar presentes en los playoffs y cada partido sin el esloveno es un suplicio. 

Doncic es en estos momentos de la temporada el segundo jugador que más faltas técnicas ha recibido, por lo que debe empezar a plantearse que tiene que moderar sus nervios en la pista aunque solo sea para poder ayudar a sus compañeros durante más tiempo. Tampoco le conviene además ganarse una fama de jugador protestón y malencarado cuando su verdadero objetivo es dominar la mejor liga del mundo durante muchos, muchos años. 

Luka Doncic en una acción frente a Damian Lillard Reuters

El ataque de Perkins

De momento, Doncic no solo ha tenido problemas con los árbitros, sino que ya ha empezado a recibir duras críticas por parte de algunos exjugadores y personas relacionadas con la NBA que consideran que se queja durante mucho tiempo y en repetidas ocasiones de las decisiones que no le gustan. 

Este ha sido el caso del excampeón de la NBA y exjugador de equipos como los Oklahoma City Thunder o los Boston Celtics Kendrick Perkins: "Luka deja de quejarte por absolutamente todo. Es un talento fenomenal y nadie puede quitarle eso. Creo que su futuro es brillante. Es una superestrella, pero tiene que cortar esos lloros. No es Mark Cuban hablando del play-in. Controla tu propio destino. Termina entre los seis primeros y no te preocupes del play-in. Controla lo que puedas controlar y eso es ganar partidos en la liga regular". Este ha sido el recado que le ha mandado Perkins a Doncic a través de sus redes sociales y que sin duda no gustará al esloveno. 

[Más información: Los trucos de magia de Doncic en unos Mavs que se le quedan pequeños]