El Real Madrid consiguió una nueva victoria en la Euroliga y consolida su buena racha tras un mal inicio en competición europea. El equipo de Pablo Laso remontó desde el primer cuarto, explotó en el tercero y Thompkins, con una gran serie de triples, levantó los ánimos del cuadro merengue para colocar el 4-4 en la competición. [Narración y estadísticas: Estrella Roja 67-73 Real Madrid]

El inicio del conjunto merengue no fue nada bueno. Pintaba la noche de desastre europeo. La racha podía acabar. Y, sobre todo, porque un jugador clave como Tavares se cargaba de faltas a los pocos minutos y perdía su duelo individual con Kuzmic. Pese a la poca anotación de ambos, el ex del Valencia, Loyd abría la primera bercha con un 11-5 que supondría un parcial fulminante contra los de Laso.

Sin acierto en el triple, Estrella Roja colocaba el 13-5 y obligaba al Madrid a parar el partido. Sin embargo, las distancias seguirían creciendo levemente hasta el 19-8 con la racha en el perímetro de los locales. El Madrid no reaccionaba y las cosas iban a peor con un 22-8. Desbaratados en defensa, los de Laso se veían arrollados. 

La solución merengue llegó entre Randolph y Carroll. Potencial ofensivo y velocidad de manos. Había que meterle una marcha más al juego. Y, principalmente, recuperando la anotación desde el triple que tan bien hace al Real Madrid. Con el escolta desatascando, y el conjunto capitalino secando el perímetro rival, el duelo daba un giro de 180 grados hasta el 21-19. Thompkins obligaba a pedir tiempo muerto y, pese al 26-21 del primer cuarto, el conjunto español recuperaba sensaciones.

Salvados al descanso

El Real Madrid se iría perdiendo a vestuarios, pero con una visión optimista el resultado no era catastrófico. Con varios niveles por debajo de lo previsto, los de Laso seguían dentro del partido y sin tener que romper la barrera de los diez puntos de ventaja. Lo del primer cuarto fue un espejismo.

Carroll mantenía a los de Laso, pero unos minutos de sequía anotadora le daban aire al Estrella Roja. Loyd y Walden, líderes del equipo serbio, provocaban una nueva ruptura en el marcador con el 37-27. El dominio lo recuperaban los locales. El ritmo lo marcaba el Estrella Roja y los merengues echaban en falta a un Tavares que suma en ataque e intimida en defensa. Entre Rudy y Garuba, ambos sumando de tres en tres, el luminoso se estrechó levemente. Pero Davidovac, tras rebote, sentenciaba la primera mitad con el 42-36.

La mano de Trey

El Real Madrid de Pablo Laso se caracteriza, principalmente, por dos factores: su acierto en el triple y los buenos terceros cuartos que suele cosechar. En El Pionr, las vertientes anotadoras blancas no variaron. Nada más salir de vestuarios, el conjunto merengue cerró filas en defensa y abrió huecos en ataque. Movimiento de balón muy rápido y posesiones para tiradores puros como Randolph. Había que castigar con los interiores.

Randolph acertaba en el triple, Tavares machacaba el aro, Llull le imprimía una marcha más y el Real Madrid tomaba su primera ventaja con el 42-43. El parcial no tenía fin y Campazzo estiraba algo más. Llull no cedía y el Real Madrid saboreaba cierta ventaja con el 46-51. Loyd no podía solo en el Estrella Roja y, pese a la endeble reacción local, Abalde remató con un triplazo sobre la bocina hasta el 53-59.

Las cosas no cambiaron en el tramo final. El equipo de Pablo Laso estaba llevando la voz cantante. Lideraban. Se gustaban. Si no cambiaba la defensa del Estrella Roja, el duelo sería merengue. Y así ocurrió, aunque no sin sufrimiento.

El conjunto serbio apretó en la reanudación y Davidovic recortaba con el 57-59. Laso no quería sustos y a la mínima pedía tiempo muerto. De nuevo, reorganización del Real Madrid y castigo desde el perímetro. Un triplazo de Rudy situaba el 57-62 y, pese a que Wolden le daría la vuelta tras varios despistes merengues (65-64), Estrella Roja no pudo evitar el minuto de oro de Thompkins

Plantado en las esquinas, el interior siguió la estela de Randolph y clavó dos lanzamientos exteriores que sentenciaron a los serbios. No había público en El Pionir. No había presión. El 65-70 era imposible de remediar. Apretaron hasta los segundos finales, pero faltaba tiempo y errores de los de Laso que no se dieron. Victoria por 67-73, tercer partido ganado consecutivo y 4-4 en Euroliga.

Estrella Roja 67-73 Real Madrid

Estrella Roja: Hall (2), Loyd (22), Lazic (-), Reath (4) y Kuzmic (6) -cinco inicial-, Rochestie (-), O'Bryant (7), Walden (16), Davidovac (6), Dobric (-), Jagodic-Kuridza (-) y Terry (4).

Real Madrid: Abalde (3), Campazzo (8), Randolph (13), Tavares (4) y Llull (9) -cinco inicial-, Deck (3), Carroll (9), Garuba (4), Rudy Fernández (6), Laprovittola (-), Thompkins (14).

Parciales26-21 | 16-15 | 11-23 | 14-14

Árbitros: Christos Christodoulou (GRE), Emin Mogulkoc (TUR) y Amit Balak (ISR).

Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de la Euroliga disputado en el Aleksandar Nikolic Hall a puerta cerrada como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus.