Este domingo el WiZink Center acoge una nueva edición del derbi entre el Real Madrid de Baloncesto y el Movistar Estudiantes. El conjunto blanco viene de caer en El Clásico frente al Barcelona, encuentro disputado este mismo viernes, pero quiere quitarse las malas sensaciones ganando un nuevo partido de la Liga Endesa.

Noticias relacionadas

Pablo Laso no ocultó su enfado tras la derrota frente al Barça. "El primer cuarto ha sido igualado y en el segundo tiempo hemos estado bien, pero a este nivel si tú no juegas los 40 minutos es muy difícil que consigas partidos. La diferencia del segundo cuarto ha sido definitiva en el partido", dijo el técnico vitoriano.

En la previa del duelo ante Estudiantes pareció que el enfado ya había pasado un poco a la historia. Laso mira al futuro y piensa ya en el derbi madrileño: "Para nosotros va a ser un buen test para demostrar que podemos contrarrestar acciones individuales y difíciles. Tenemos que imponer nuestro ritmo a partir de la defensa".

Pablo Laso, entrenador del Real Madrid de Baloncesto

Después el vasco pasó a analizar a su siguiente rival: "El Estudiantes es un equipo con mucha capacidad de anotación. Avramovic y Roberson son jugadores que generan mucho en el juego exterior. También tienen la amenaza desde la línea de tres de Giedraitis y la incorporación de Gentile les está dando mucho equilibrio tanto en la pintura como fuera de ella".

"Además, sus pívots están haciendo un buen trabajo cerca de la canasta y es un equipo que viene en buena racha", continuó comentando un Pablo Laso que en estos primeros compases de la temporada ha llegado incluso a ser puesto en entredicho por los malos resultados en la Euroliga. Muchos olvidan el crédito que se ha ganado al formar al mejor Real Madrid de baloncesto de las últimas décadas.

Un derbi diferente

Real Madrid y Movistar Estudiantes miden sus fuerzas, pero no será un derbi como los que se han vivido hasta ahora. Sin aficionados, todos los eventos deportivos deslucen un poco. Pero la crisis sanitaria manda y por ello habrá que esperar hasta el año que viene como mínimo para volver a ver colorido en las gradas.

"Es un derbi y se van a echar en falta a los aficionados. Estamos viviendo una situación en la que no podemos tener ese ambiente, pero seguro que en la cabeza de los aficionados está el partido. Les vamos a echar de menos porque jugamos en casa. Espero que el aficionado pueda entrar cuanto antes al pabellón", finalizó Laso.

[Más información: El Real Madrid regala El Clásico al Barcelona y luego roza la heroica]