Mustapha y Betty, dos ciudadanos de Benin City, decidían huir de su lugar de origen a mediados de los 90. Tras abandonar Nigeria y después de un breve paso por Bélgica, esta pareja africana se instalaba al noreste de la Comunidad de Madrid. En Azuqueca de Henares, unos años después de que se asentaran en esta localidad madrileña, nacía el primer hijo del matrimonio. Usman Garuba venía al mundo en 2002 para, años después, convertirse en la mayor promesa del baloncesto español.

Noticias relacionadas

Esta temporada es la primera que Garuba forma parte del roster del primer equipo del Real Madrid. La participación del canterano, antes de que la temporada comenzase a andar, se intuía como testimonial y unida siempre a resultados amplios a favor de los de Laso. Sin embargo, la confianza de su entrenador y las numerosas bajas han adelantado los tiempos de una cocción que se antojaba lenta.

Bramido inicial

Desde el comienzo de la temporada, Garuba sorprendió a todos por desenvolverse al máximo nivel como si no fuera novedoso para él. Este desparpajo obligaba a Laso a contestar sobre comparaciones con Doncic un día sí y otro también, abogando por la paciencia sin desvirtuar lo más mínimo el trabajo del canterano.

Garuba, celebrando una canasta durante el partido de Euroliga entre el Real Madrid y el ALBA Berlín

Después de que le sucediera como al Guadiana, desapareciendo para acabar volviendo a las rotaciones del equipo, el mes de febrero ha sido el de la transformación de Mowgli a Bangheera. La Pantera de Azuqueca, mote que él mismo luce en sus deportivas, ha rugido más que nunca en este final del invierno. Con todo el mundo pendiente del coronavirus, Garuba ha vacunado al Madrid de sus bajas con un rendimiento sobresaliente.

Inteligente a la hora del juego entre postes con Tavares, máximo exponente del catch & run* en nuestro país y con la intensidad que exige el escudo que luce, Garuba está demostrado que su techo no se conoce y que su juego va más allá de los números.

El rugido estruendoso

Flotando por la pista como dos de sus héroes, Green y Millsap, Usman parece pesar apenas unos gramos cuando el Madrid abre la puerta del hipódromo. Pero si el de Azuqueca se monta hovercraft cuando el partido trata de correr, también es capaz de transformar sus piernas en peanas de sombrilla de bar cuando toca 'pegarse' en la zona. Todo esto acompañado de rugidos constantes que encantan a la afición y que lleva realizando desde su llegada al club blanco.

Garuba, jugador del Real Madrid de Baloncesto ACB

El príncipe de lo intangible también ha dejado su impronta en la estadística en los últimos partidos. El canterano merengue promedió 6 puntos, 10 rebotes, 2,5 tapones y 17,5 puntos de valoración contra Zaragoza y Unicaja, pero el dato más significante es uno que suele pasar desapercibido y no expuesto en la enumeración anterior.

Con Usman sobre el parqué, el Madrid mandó con un +24 de media sobre estos dos rivales. Una estadística que reafirma las palabras de Laso sobre la promesa: "Ha jugado muy bien, sabíamos que nos podía dar mucha energía. Ha rotado en las posiciones de 4 y 5 y nos ha dado impulso".

Impulso, una palabra que tan en desuso está y que tanto valor tiene en el devenir de un grupo con aspiraciones a ganarlo todo. Un término cuya tercera acepción dice así: Deseo o motivo afectivo que induce a hacer algo de manera súbita, sin reflexionar. Ese deseo que emana de un Garuba para el que no hay jetlag que frene su sueño de triunfar.

¿Futuro en la NBA?

El nombre de Usman Garuba ya suena como futurible de la mejor liga del mundo. No será hasta el año 2021, ya con 19 años, cuando llegue el momento de aparecer en el Draft de la NBA. Otras promesas están sonando ya para entonces, jugadores como Cade Cunningham, Jalen Green, Jonathan Kuminga, Evan Mobley o Brandon Boston Jr..

Entre ellos también destaca la figura del madridista, al que ya definen como un jugador poderoso, gran reboteador y un defensor multidimensional. Además, en ese recorrido que queda hasta el Draft del 2021, Garuba tiene vistas de seguir mejorando sus cualidades y de potenciar su juego ofensivo. Su alto nivel en el Real Madrid, tanto en la competición doméstica como en la Eurolliga, le hacen ser uno de los favoritos para ser elegido por alguna franquicia de la NBA.

[Más información: Usman Garuba: "Me gustaría ganarlo todo con el Real Madrid"]