En un partido sin mucha historia, los mejores jugadores pueden tomarse el gusto de relajarse un poco y no estar a la exigencia que acostumbran a lo largo del campeonato. No obstante, esta película parece no ir con Walter Tavares. El caboverdiano, que oposita a hacerse con el título ficticio de mejor fichaje de la temporada,no entiende de rivales y ha desplegado todo su arsenal ante el Obradoiro con apenas varios minutos de diferencia.

Noticias relacionadas

Sendas actuaciones del jugador madridista que desesperó a los gallegos privándoles de seis puntos en tan solo dos minutos. Eso si con el marcador ya favorable a los madridistas, y con pocas probabilidades de sufrir algún susto en los instantes finales del encuentro.