El galés volvió con su selección y sueña con un gran final de 2018.